Opinión

Una economía para el 99%

COMO HA sucedido en los últimos años, también en el presente la víspera del inicio en Davos del evento que reúne a líderes políticos, económicos y empresariales en el Foro Económico Mundial, Oxfam Intermon hizo público su informe. De modo similar a ocasiones anteriores, se trata de un estudio demoledor y polémico. Su lectura no genera indiferencia. Al margen del posicionamiento de cada cual con el mismo, siempre será bueno para la reflexión detenerse en sus datos; pues, parafraseando al dicho popular, algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Según el estudio, ocho personas poseen en el mundo un volumen de riqueza similar a la de la mitad de pobladores de la Tierra, unos 3.600 millones de individuos. De mantenerse la actual concentración de riqueza, en un cuarto de siglo, los milmillonarios actuales -1.810 según la lista Forbes de 2016- darán paso a la aparición del primer billonario. Un individuo que para lapidar esa fortuna necesitaría gastar un millón de dólares al día durante 2.738 años. La agrupación de supermillonarios no es patrimonio de un país o área del planeta, lo jalona. Sirvan algunos ejemplos para refrendar lo dicho. En Vietnam, antaño país comunista, hogaño los ingresos de la persona más rica superan los emolumentos de diez años de la más pobre. En Latinoamérica, las asignaciones de una familia multimillonaria multiplican por 1.154 los del 20% más pobre. De seguir los datos de alguien tan poco sospechoso como Ergon Associetes, el salario del director general de cualquier empresa del índice bursátil FTSE 100 es similar a la de todo un año de 10.000 trabajadores/as de las fábricas textiles de Bangladesh que nutren de prendas de moda a Occidente. La brecha tampoco es sinónimo de baja cualificación laboral. En India, el sueldo del director general de la principal empresa tecnológica supera en 416 veces al del trabajador medio de la firma.

Las tres personas más ricas de España acumulan similar riqueza a la del 30% más pobre, unos 14,2 millones de ciudadanos. A pesar de las enormes carencias existentes en la economía de nuestro país, el año pasado unas 7.000 personas pasaron a formar parte del selecto club de millonarios españoles a un ritmo de 20 nuevos miembros al día. Mientras, el 30% menos favorecido vio descender sus medios económicos en un tercio. De seguir el estudio, la fuga de capitales mantiene su esplendor en España, al dejar de ingresar Hacienda unos 1.550 millones de euros anuales de capitales desviados a 15 paraísos fiscales. Oxfam Intermon España también añade otro dato, el 84% de los impuestos recaudados los aportan las economías familiares, mientras la contribución de las empresas se sitúa en el entorno del 13%.

Durante la Edad Media, Dios ocupaba el centro de la Tierra. Con el Renacimiento, ese lugar pasó a detentarlo el ser humano. Ahora, ante la dura situación económica reservada a gran parte de los habitantes del planeta, Oxfam propone un giro que sitúe a los humanos en el centro del sistema económico. Una economía más humana.

Comentarios