Martes. 20.11.2018 |
El tiempo
Martes. 20.11.2018
El tiempo

Truco o trato

El acuerdo para equipar el auditorio desata críticas pese a desbloquear un asunto atascado

COMO SI de un juego infantil de Halloween se tratase, el "guante" lanzado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y que esta semana recogió la alcaldesa Lara Méndez para tratar de buscar una salida al tren en vía muerta en que se había convertido en nuevo auditorio es visto por algunos concejales como un truco, más que un trato.

La evolución del asunto además no ha dado más que sorpresas, ya que si primero fue la regidora la que pilló a algunos con el pie cambiado al aceptar eximir de Ibi durante seis años no solo al Hula sino a cuatro edificios de la Xunta más a cambio de recibir el auditorio llave en mano, el portavoz municipal del PP, Jaime Castiñeira, acabó por rizar el rizo al asegurar que no iba a apoyar ese trato, porque suponía un agravio a los intereses de la ciudad.

No fue la única opinión en contra que se escuchó, ya que también el BNG se mostró crítico y el portavoz de Lugonovo, Santiago Fernández Rocha, llegó a calificarlo de "extorsión consentida". Sin embargo, llama la atención que sea el portavoz del mismo partido que preside en Galicia el autor de la propuesta el que muestre su rechazo a ella, a no ser que en medio de ese debate se cuele algún asunto de índole interna que, en circunstancias habituales, no se suele producir en una formación donde la obediencia a la cadena de mando se asume casi como un mandamiento.

Claro que es también cierto que en este acuerdo que anunció la alcaldesa y que tampoco satisface a algún miembro de su equipo, como la concejala de economía, Ana Prieto, no se puede decir que haya habido mucha negociación o regateo. Porque si al final va a ser el Concello el que asuma todo el coste del equipamiento, cifrado en 3,6 millones, y la Xunta se ahorre los 1,2 millones que había comprometido a cambio de adelantar el dinero y asumir la contratación de los trabajos, es cierto, como dice Castiñeira, que aquí el gran negociador es Feijóo.

Pero aunque hay un claro ganador en el trato, también hay que tener en cuenta que quien puede salir más reforzada a largo plazo es la alcaldesa, porque traspasa a la Xunta todo el trabajo de gestión del equipamiento, una tarea más compleja de lo que parece y solo hay que ver los problemas que está teniendo el gobierno local para finalizar la rehabilitación de la vieja cárcel.

Además, si los trabajos llevan la celeridad necesaria, Lara Méndez podría encontrarse a final de mandato con un auditorio a estrenar y sin tener que variar su discurso de ‘Lugo, ciudad agraviada por la Xunta’, porque se podrá hartar de repetir que el equipamiento será pagado por todos los lucenses.

Claro que para cerrar totalmente este trato es necesario convencer a los que piensan que solo es un truco para que no echen por tierra en el pleno el cambio en la ordenanza municipal para poder eximir a la Xunta del pago de parte del Ibi. Y entre ellos también están Castiñeira y su grupo.

Anuncio presupuestario
Lara Méndez anunció esta semana durante un foro organizado por Onda Cero que su gobierno tiene intención de aprobar los presupuestos en el pleno ordinario que se celebrará el próximo 30 de marzo. El anuncio cogió por sorpresa a los portavoces de la oposición presentes en el acto que se miraron de reojo y se preguntaron si el PSOE habría llegado ya a un acuerdo con algún grupo, aunque todos negaron la mayor.

Una gasolinera con riesgo
Un juez de Lugo acaba de anular la licencia de la polémica gasolinera de Carrefour, que en 2014 desató un movimiento ciudadano en contra por los efectos que podría tener en el río Miño. Sin embargo, la demanda que presentó el empresario Raúl Ferreirós fue la que acabó por tumbar esta instalación y no por el riesgo ambiental sino por la falta de medidas de seguridad en los depósitos de combustible en caso de incendio.

Leirapárking atascado
La campaña de medidas para cambiar los hábitos de los conductores que emprendió hace semanas el gobierno local incluía la creación de aparcamientos en solares municipales en distintos barrios, aunque quienes se ven obligados a acudir al Hula todavía siguen esperando por el acondicionamiento de la finca del Concello que se como leirapárking y que la alcaldesa prometió que estaría listo en 2016.

Truco o trato
Comentarios