jueves. 20.02.2020 |
El tiempo
jueves. 20.02.2020
El tiempo

El PP levanta el telón

La carrera sucesoria en el PP de Lugo puede hacer aflorar las tensiones entre Candia y Arias


*Publicado en la edición en papel de El Progreso del sábado, 6 de febrero de 2016


EL PP DE LUGO quedó esta semana descabezado tras 14 años dirigido por un José Manuel Barreiro que en su momento tuvo que finiquitar el cacharrismo, lo que acabó por costarle la pérdida de la Diputación, pero que logró dar estabilidad y calmar las tensiones que siempre sufrió en silencio este partido.

La marcha de Barreiro coincide con un proceso de renovación en el PPdeG que afecta también a los partidos en Pontevedra y A Coruña, y que no se descarta que incluso desemboque en la salida del presidente Alberto Núñez Feijóo, que en los próximos meses deshojará la margarita sobre su futuro personal.

La pregunta que se hacían los militantes populares lucenses sobre quién se encargará de guiar el siempre proceloso camino de una formación política comenzó a despejarse solo 24 horas después de la renuncia de Barreiro con la presentación de la candidatura de la alcaldesa de Mondoñedo, Elena Candia, y la confirmación de la delegada de la Xunta, Raquel Arias, de que estudia dar el paso.

Pero Candia ya se anotó dos tantos en su marcador por haber sido la primera en oficializar sus aspiraciones y haber incorporado a su lista a Ramón Carballo, uno de los nombres que también sonaron en las quinielas. El subdelegado del Gobierno se ha forjado en estos cuatro años en el cargo una imagen que gustaba a la militancia y a los alcaldes populares y que hubiera servido para mantener la tradición de que el líder del partido resida en la capital. Sin embargo, Carballo prefirió descolgarse de esta carrera sucesoria en la que pueden aflorar de nuevo las tensiones surgidas en los meses previos a las elecciones municipales, a raíz de la designación del candidato/a popular a la presidencia de la Diputación.

En aquel momento, al postularse para ese cargo, Raquel Arias le había tomado la delantera a Candia, que ejercía de portavoz provincial desde la marcha de Barreiro, quien tuvo que calmar la marejada aplazando hasta después de los comicios cualquier nominación. Una vez se supo que el PP no lograba la mayoría absoluta, Arias anunció su renuncia a liderar la oposición en San Marcos, un puesto que se disponía asumir Candia hasta que el ‘martinazo’ en el PSOE le aupó por sorpresa a la presidencia de la Diputación. El cargo le duró un verano, pero la alcaldesa mindoniense aprovechó bien el tiempo para repartir fondos entre los concellos del PP y sembrar el terreno para optar al liderazgo del partido.

Claro que en estos meses Raquel Arias tampoco perdió el tiempo y gracias a su cargo de delegada de la Xunta siguió en contacto con los alcaldes populares y con un ojo puesto en el posible relevo de Barreiro.

Ahora solo queda por saber si Arias se decide también a dar el paso y presenta su candidatura a la presidencia del PP de Lugo, una apuesta en la que volvería a contar con el apoyo de los alcaldes que la respaldaron para la Diputación, entre ellos el cervense Alfonso Villares, que también suena en las quinielas para presidir el partido.

De ser así, el dilema para la militancia lucense es que la candidatura de Raquel Arias se podría interpretar como una apuesta de la dirección regional del partido, dado que es la representante de Feijóo en Lugo, mientras que Candia tendría el aval del hasta ahora presidente provincial.

Pero aunque Elena Candia no tiene todavía oficialmente una rival para el congreso del 6 de marzo, el viernes dejó entrever cuál va a ser su estrategia para neutralizar a Arias. "Non somos nin os candidatos de Barreiro, nin os de Feijóo, nin os de Rajoy. Somos os candidatos da militancia do PP de Lugo", aseguró en la rueda de prensa, en un intento de desacreditar a quienes se crean capaces de conseguir una nominación solo por el hecho de contar con el apoyo de los líderes del partido.

Candia apuesta fuerte y, pese a que algunos dirigentes populares creen que debe mostrar su cara más amable para ganarse a la militancia, ahora mismo sería la candidata con más opciones de hacerse con el mando.

Pero la carrera no ha hecho más que empezar y, si Arias se presenta a la competición, la regidora mindoniense se tendrá que emplear a fondo en un proceso inédito desde hace muchos años en este partido, donde las sucesiones se dejaban cerradas para no destapar la caja de los truenos.

Al igual que en la política española en general, algo está cambiando en el PP de Lugo, donde una mujer puede convertirse en líder de una formación que, a pesar de estar fuera de los principales gobiernos de la provincia, tiene más de 12.000 militantes tan fieles como exigentes.

El PP levanta el telón
Comentarios