lunes. 16.05.2022 |
El tiempo
lunes. 16.05.2022
El tiempo

Palabra del marqués de Sade

"Comemos, dormimos, cagamos, follamos y morimos". Se puede decir más alto, pero no más claro. Quien así lo aseguró fue el marqués de Sade, uno de los mayores depravados de la historia, en la película Quills con la voz y el rostro de Geoffrey Rush. El pervertido por excelencia—con permiso de Casanova, que según cuenta la leyenda se zampaba 50 ostras al día para mantener en forma su líbido—, sabía de lo que hablaba.

Por algo el término sádico —persona que obtiene satisfacción sexual haciendo sufrir cruelmente a su pareja— proviene de Sade, título nobiliario de Donatien Alphonse François. 

Esta llamativa frase sobresale nada más abrir Una curiosa historia del sexo, de Kate Lister, un regalo de Capitán Swing y que ayer me sacó una sonrisa nada más llegar a Redacción. No se engañen los más libidinosos porque no estamos ante el Playboy.

Es un ensayo bien documentado con capítulos divertidos para abordar temas tan antiguos como la humanidad. Me explico: Buscar el grumete del barco —una historia del clítoris—, Colonizar el coño, Es pan comido —una historia de los test de virginidad—, o Amor duro, donde nos recuerdan que 1998 supuso un antes y un después para la impotencia.

El 27 de marzo de ese año la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. aprobó el Viagra. Esa pastillita azul que hizo jaque mate a la impotencia y, desde entonces, ¡tan feliz ha hecho a tantos!

Un capítulo aparte merece el escocés James Boswell, que por lo visto gozaba de un procaz deseo sexual y fue pionero en el uso del condón de tripa de cabra en el siglo XVIII, aunque eso no le impidió contraer gonorrea ¡19 veces!  Como dato curioso decir que en esa época era una mujer, la señora Phillips, la que se forraba en Londres con la venta de esos condones bautizados como el chubasquero inglés. ¡Menudo placer!

Palabra del marqués de Sade