Opinión

Luis Suárez, O Noso

EL ARQUITECTO. Así llamaban a Luis Suárez, al gallego, el único jugador español en categoría masculina en ganar el Balón de Oro. De eso hace ya 62 años, y la sequía persiste. Eso en hombres, pues Alexia Putellas tiene dos.

Hoy Luis Suárez, O Noso —no confundir con el jugador uruguayo de igual nombre— ya es medio italiano, a pesar de su inconfundible acento gallego, tras media vida en Milán adonde partió para jugar en el Inter.

Tiene 87 años y se merece un homenaje, en su tierra, en Galicia o en el Dépor —donde jugó—. Es uno de los grandes jugadores del siglo XX, no porque lo diga yo sino por que lo dice la historia. No hubo otro jugador gallego como él, hasta que el Balón de Oro diga lo contrario.

Suárez Miramontes no tuvo igual fortuna como seleccionador; sí, también lo fue. Con poco rédito al igual que Miguel Muñoz, Javier Clemente o Camacho. España entraba en bucle cada que alcanzábamos los octavos de final. Hasta que llegó él: Luis Aragonés, con aquella Eurocopa que supo a gloria, con epílogo en el Mundial de Suráfrica, un triunfo póstumo y ya bajo las órdenes de Vicente del Bosque.

Ahora es la era de otro Luis, Luis Enrique, que ha vuelto a generar ilusión con un equipo por el que pocos apuestan por su juventud y sin experiencia internacional. Y eso que ya quedaron semifinalistas en la última Eurocopa y subcampeones de la Liga de Naciones. Ahora toca Catar, sin Iago Aspas ni Brais Méndez, ni ningún otro gallego. ¡Ay! 

Comentarios