Opinión

Ana Rosa

Ana Rosa Quintana. MEDIASET
photo_camera Ana Rosa Quintana. MEDIASET

Ana Rosa vuelve. La todopoderosa periodista, que es la mejor pagada de la televisión —4 millones por temporada, al igual que Pablo Motos—, ocupa desde ayer el espacio que durante 14 años fue reinado de Sálvame y, por extensión, de Jorge Javier Vázquez.

La operación televisiva que puso fin al mítico espacio vespertino debió de ser cruenta: nadie es tan ingenuo como para pensar que detrás no hubo marejada, fuerte marejada, con mar de fondo.

Para empezar Jorge Javier, otro peso pesado de Mediaset con un sueldo por temporada de 3 millones de euros, se tuvo que retirar por problemas de salud al conocer que su programa era ya historia. Como diría la Lomana, le dio un parraque de dimensiones cósmicas y tuvo que coger la baja. 

No se trataba de una cuestión de dinero, puesto que como pueden ver cualquiera de los dos tienen el culo cubierto, pero en estos mundos periodísticos el ego es algo que también cotiza en Bolsa. No se lo pueden ustedes ni imaginar, el narcisismo está a la orden del día y los juegos de tronos son moneda común.

En esta batalla, Ana Rosa se hizo con el trono de hierro y su productora, Unicorn Content, con la producción de las mañanas  y de las tardes de Telecinco. Ahora le toca ratificar en la práctica que la apuesta de Telecinco fue acertada y va a recuperar espacio a la competencia. No tengo ninguna duda de que lo logrará. Está tocada por las hados de la comunicación.

Peor lo tiene Jorge Javier, el otro presentador estrella de Mediaset, que arrasó conduciendo Sálvame, Gran Hermano u Hormigas blancas, pero cuyos Cuentos chinos, de momento, no alcanza ni el millón de espectadores.

Enfrente tiene a El hormiguero, con el imbatible Pablo Motos, que ha firmado su mejor estreno histórico de temporada, con una media de 17,6% de share y 2.251.000 seguidores. A ver quién es el guap@ que le rosma. ¿Ana Rosa? Hasta puede que sí.

Comentarios