viernes. 18.10.2019 |
El tiempo
viernes. 18.10.2019
El tiempo

Así será

LUGO TENDRÁ a partir del día 24 de mayo un servicio de Hemodinámica en el Hula que funcionará las 24 horas del día, al igual que unidades de Radioterapia y Medicina Nuclear para que las personas que sufran la desgracia de padecer un cáncer no tengan la obligación de desplazarse hasta A Coruña para recibir el tratamiento adecuado. Además, la gestión de esas prestaciones sanitarias será absolutamente pública, de principio a fin, sin la participación de capital privado a través de consorcios o convenios con multinacionales del sector cuyos intereses responden también al fin último para el que han sido concebidas, que no es otro que ganar dinero. No será en todo caso el hospital de Lugo y sus usuarios los únicos que se beneficiarán de la notable mejora que va a experimentar la atención sanitaria, porque habrá más y mejores infraestructuras en todo el municipio.

Para empezar, los vecinos del barrio de A Residencia podrán disfrutar del nuevo Punto de Atención Continuada (PAC) prometido en su día, un servicio sanitario que se habilitará en una parte de los terrenos y edificios que ha dejado vacíos la clausura del antiguo Hospital Xeral. De hecho, esa zona de la ciudad será, sin duda, una de las mejor tratadas a partir de las próximas elecciones. Dejará de marchitarse poco a poco y recuperará el vigor que tuvo antaño. A ese centro de salud se sumarán una residencia para la tercera edad, la primera que se construirá en Lugo en décadas, y también la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, que dejará sus vetustas instalaciones en la calle Chantada. Además, todo ese conjunto dotacional se verá enriquecido por una intervención paisajística, con un parque y zonas verdes para hacer más habitable su entorno urbano.

Vivir en Lugo será una verdadera gozada a partir del día 24 de mayo

Lo que sucederá con el complejo de la vieja Residencia no será una singularidad. Habrá proyectos perfectamente definidos para darle uso a todos los edificios públicos de la ciudad que están hoy vacíos, algunos en un estado ruinoso, totalmente abandonados. La Fábrica da Luz, la antigua potabilizadora o el viejo matadero son sólo algunos ejemplos. Ya no tendremos que ver como el cuartel de San Fernando, un BIC situado a escasos metros de un monumento Patrimonio de la Humanidad, se cae a pedazos por el abandono, la desidia y las cuitas políticas. Si no se retoma el cacareado proyecto para convertirlo en Centro da Romanización, será un nuevo colegio público en el centro de Lugo.

Todos viviremos un poco mejor, pero los que más se beneficiarán de este cambio de ciclo serán, sin duda, las personas que menos tienen. A nadie se le volverá a cortar la luz o el agua y se acabaran los desahucios por impago de hipotecas. Por supuesto, tampoco se volverá a pasar hambre en este municipio. Habrá planes específicos y pactos políticos para erradicar la pobreza y, lo mejor, es que parte del dinero para financiar esas ayudas sociales vendrá de una reducción drástica en el coste del gobierno municipal, con un recorte sin parangón en las dedicaciones exclusivas y en la contratación de asesores externos. Por supuesto, se prestará mucha más atención al bienestar de las personas mayores, a las políticas de igualdad y a la lucha contra la violencia de género. Los residentes en los barrios y en la zona rural también serán tratados con mimo.

Qué decir con respecto al cuidado del medio ambiente y a la movilidad urbana. Vivir en Lugo será una gozada. Se aplicará el tan esperado plan de tráfico municipal. Se reducirá en un 20% el uso de los coches particulares y el transporte público será mucho más eficaz y barato. Gratuito incluso para familias con pocos recursos y jubilados. Los vigilantes de la Ora dejarán de dar por saco, porque se suprimirá ese sistema de control de los aparcamientos en la ciudad. La zona norte se convertirá en un «barrio ecológico modelo», con huertos urbanos y bosques de castaños autóctonos, y, por fin, se cerrará la hebilla del cinturón verde.

Lo mejor de todo es que no habrá problema alguno de dinero para pagarlo todo y que la Administración pública será transparente

Por otra parte, y también es importante, podremos compartir todo ese bienestar. No disfrutaremos de esto solos, porque habrá mejores comunicaciones. Estaremos conectados por AVE y el transporte por carretera y ferrocarril confluirá en una moderna y cómoda estación intermodal. Por supuesto, habrá dos autovías que acortarán el tiempo de desplazamiento entre Lugo, Santiago y Ourense. Estaremos a tiro de piedra de cualquier lugar de Galicia y del mundo mundial.

Lo mejor de todo es que no habrá problema alguno de dinero para pagarlo todo y que la Administración pública será transparente como el cristal. Gobiernos del color político que sea, da igual, pondrán el capital necesario para pagarlo todo, en tiempo y forma. Además, lloverán millones de la UE. Viviremos de cine y, con un poco de suerte, lo abonarán los alemanes.

Para que esto ocurra, solo tiene que suceder algo muy sencillo. Que gobiernen todos los partidos que se presentan a estas elecciones y, por supuesto, que cumplan todo lo que están prometiendo en campaña. Facilísimo.

Así será
Comentarios