miércoles. 16.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 16.06.2021
El tiempo

De nosotros, ciudadanos, depende ahora vencer al coronavirus

Immanuel Kant, en un opúsculo de 1784 definía la Ilustración como "la salida del hombre de la minoría de edad en la que autoculpablemente se hallaba". Por "minoría de edad", a su vez, entendía en este contexto el filósofo "la incapacidad de disponer del propio entendimiento sin la dirección de otro"; de ahí que sintetizara el espíritu de la Ilustración en un lema que se ha hecho famoso: "¡Sapere aude!" (atrévete a saber) o, lo que es lo mismo , y como indica en otro escrito de la misma época, "la máxima de pensar por sí mismo, en esto consiste la Ilustración".

Se trata, por tanto, de pasar de un estado infantil en el cual nuestra conducta, falta de suficiente uso de razón, ha de ser guiada por otros que actúan como tutores, a un estado de lucidez adulta caracterizada por la racionalidad de nuestro pensamiento y la responsabilidad de nuestra acción ; o dicho en términos kantianos: transitar de la heteronomía(las normas nos las prescriben otros) a la autonomia(nosotros mismos entendemos las normas como reglas racionales y las aplicamos por nuestra propia voluntad sin necesidad de ser tutelados o vigilados).

España no puede permitirse un rebrote que nos obligaría a un nuevo confinamiento y que acabaría de hundir nuestra economía

Recuerdo todo esto en relación con la imperiosa necesidad de que los ciudadanos, libre y responsablemente, asumamos ya por nosotros mismos el control de la pandemia que nos asola sin que hayamos de ser obligados a ello por una autoridad exterior. En democracia, el pueblo es soberano y debe regirse por sus propias leyes, pero estas tienen que ser racionales (y, por tanto, poder ser comprendidas y asumidas por todos a poco que se piense), así como ser aplicadas por cada uno con vistas al bien común. 

Hasta el día 2 de mayo, en España, la lucha contra el coronavirus se realizó siguiendo una fórmula heterónoma y autoritaria: el estado de alarma, que incluía el confinamiento. Pero motivos políticos y, sobre todo económicos, impiden la prolongación indefinida de esta situación; como ha dicho el presidente del Gobierno, "no hay plan B". Lo único que cabe es que sea la ciudadanía quien a partir de ahora asuma por sí misma, de un modo adulto, la lucha contra la epidemia con su sentido de la responsabilidad, no solo cumpliendo las nuevas normas impuestas desde fuera (franjas horarias, fases, etc...), sino siendo consciente que de ella misma depende el éxito final en la lucha contra el virus evitando nuevos contagios con acciones sencillas como ponerse mascarilla, respetar las distancias, lavarse frecuentemente las manos y en general evitar conductas de riesgo innecesarias sin bajar la guardia antes de tiempo.

España no puede permitirse un rebrote del virus que nos obligaría a un nuevo confinamiento y que por tanto acabaría de hundir nuestra ya maltrecha economía. De usted, querido/a conciudadano/a, como de todos los demás y de mí mismo, depende ahora que salgamos adelante o no.

De nosotros, ciudadanos, depende ahora vencer al coronavirus
Comentarios