viernes. 20.05.2022 |
El tiempo
viernes. 20.05.2022
El tiempo

Confinamientos y romerías

MIS HIJOS daban saltos de alegría cuando les dijeron que ya podían mezclarse con niños de otros cursos en el patio. Ya pueden jugar todos juntos. Ya no hay marcas en el suelo separando cursos y amistades. El patio ya vuelve a ser el momento más divertido del día, como siempre. La normalidad volvió relativamente pronto a las aulas y a las extraescolares, pero faltaba lo más importante: la posibilidad de reír todos juntos.

Y esa normalidad, tan ansiada, está llegando también a todos los pueblos de la provincia de Lugo, convertida este fin de semana en un gran patio de colegio. Romanos y castrexos en Friol, antigüedades en Sarria, artesanía en Vilalba, foliada en Cervo. Ya habíamos vuelto al trabajo presencial, a las citas médicas en consulta y a las tiendas sin aforo, pero faltaban las fiestas populares para recordarnos que volvemos a la normalidad. El covid no se erradicó, ni se erradicará. Llegó para quedarse y a estas alturas de la película ya nos ha demostrado que no tiene sentido quedarnos sin recreo.

Ya cumplimos. Nos confinamos, hicimos cuarentenas y vivimos pacientemente bajo las mascarillas. Dejamos de abrazarnos, nos especializamos en desinfección y nos vacunamos en masa. Ya hicimos todo lo posible para lograr convertir la pandemia en una enfermedad común —con sus síntomas y sus posibles complicaciones, como todas— y ya es hora de volver a disfrutar del patio.

Ayer todavía escuché cómo un grupo de mujeres criticaba a «los inconscientes» que ya se atreven a disfrutar de ferias, fiestas y celebraciones multitudinarias. Está claro que el miedo es libre, pero el temor de unos no convierte a los otros en irresponsables. Yo soy de las que opté desde el principio por seguir a rajatabla las indicaciones de Sanidad. Nunca me sentí capacitada para valorarlas. Acaté sus normas cuando no me dejaban salir de casa y las acato ahora, que por fin me dejan ir de romería.

Confinamientos y romerías
Comentarios