Opinión

Un coche para llevar

CHANGLI’ NO es uno de los errores fonéticos que encadena Feijóo. (¿Qué le pasa a nuestro Alberto en Madrid?). ChangLi es el coche del momento. Por 1.000 euros te llega a casa empaquetado. Empaquetado pero desmontado, eso sí. Igualito que un armario de Ikea. Los chinos siempre fueron muy manitas, pero no sé si esto triunfará aquí. Recordemos que aquí hacíamos chistes al montar artilugios con más componentes que una piruleta diciendo que nos sobraban piezas.

Si tenemos que montar un coche, ese en concreto, convendría que no nos sobrase ninguna porque no parece tener demasiadas. No me inspira ninguna confianza. Y no por lo feo que es, porque solo pueda recorrer 50 kilómetros sin enchufarlo a recargar la batería o porque necesite más faros de los que trae. Es porque en vez de volante lleva un manillar como el de los vespinos. Se puede pedir con volante. Es un extra, como cuando le ponemos pintura metalizada, lunas tintadas o sensores de aparcamiento. Pues el ChangLi de extra trae volante. Si es verdad que los chinos van a conquistar el mundo, no será con este trasto. Olvidan el rasgo más trascendente del modo de vida occidental: queremos que nos lo den todo hecho. Y en especial, los coches.

Comentarios