Opinión

El paso del Halley por Lugo

Jogela, Sajus y Polite, tras el triunfo ante el Bursaspor. XESÚS PONTE
photo_camera Jogela, Sajus y Polite, tras el triunfo ante el Bursaspor. XESÚS PONTE

Si estuvo usted el pasado miércoles en el Pazo haga un esfuerzo por recordar lo vivido. No digo ahora, que está tan fresco que no se olvida ni aunque se intente. Digo más adelante en el calendario, cuando el tiempo lo mezcle todo. 

Llegará un día en que se borrará de la mente el nombre del equipo turco, el del israelí, el del alemán y hasta el de la Basketball Champions League. Y habrá que recurrir entonces a internet, a los libros, a trampas que nos refresquen lo vivido el día en que el baloncesto europeo regresó a Lugo.

Estas cosas conviene grabarlas bien en el cerebro porque nunca se sabe si alguna otra vez vas a poder ver un Halley similar. Yo, como muchos de ustedes, estuve presente la anterior vez que pasó por aquí, hace casi 38 años. Y apenas tengo a lo que agarrarme. Cuando salí por la puerta después de aquel partido contra el Divarese, en aquel invierno en blanco y negro, no sabía que, muchos años después, las imágenes iban a ser tan borrosas. 

Por eso me atrevo a recomendarle que se esfuerce en no olvidar lo vivido ayer. Porque el tiempo no tiene piedad ni con los días de fiesta; ni con las alegrías. Y no sabemos si alguna otra vez vamos a poder ver un Halley como este por el cielo de Lugo.

Comentarios