Opinión

Un lunes de dulce resaca

_49I218811
photo_camera Fernando Seoane, tras el triunfo ante el Cartagena. VICTORIA RODRÍGUEZ
El lunes no es día para nada; ni para descender. Sería demasiado cruel poner punto final un lunes a nueve años en Segunda División, nueve años repletos de fines de semana cargados de ilusión... sería algo así como echarle tristeza a la tristeza. Con la victoria de ayer el Lugo se garantizó presentarse en Vallecas con una bala en el cargador. Sabe que no puede fallar su tiro y que enfrente, al otro lado dela calle, espera un enemigo de los que no suelen perdonar. En la cantina del pueblo nadie apuesta un dólar por los lucenses y el encargado de la funeraria ya ha empezado a recolectar maderas para hacer el ataúd... están en su derecho, pero harían bien en esperar un poco. El Lugo se ha visto varias veces en una situación similar; en la última, la pasada campaña, una bala le bastó para tumbar a varios oponentes. Y el Lugo tiene una bala, recuérdenlo... que corra la voz. Se la ganó ayer y viajará con ella a Vallecas con la intención de que sea suficiente para acabar de pie después de que las pistolas bramen, para que las apuestas salten por los aires, para que el ataúd tenga otro dueño... para que el próximo lunes sea un dulce día de resaca.

Comentarios