Opinión

El error de Southgate

Stones y Southgate, durante el Inglaterra-Estados Unidos. NOUSHAD THEKKAYIL (EFE)
photo_camera Stones y Southgate, durante el Inglaterra-Estados Unidos. NOUSHAD THEKKAYIL (EFE)

Suena raro un partido de fútbol entre Inglaterra y Estados Unidos. Es como una batalla entre siglos. A un lado, la historia, la tradición; al otro, los pelos pintados, la juventud... suena raro. 

Pero el tiempo ha igualado la contienda. Lo que hace años acabaría en goleada finalizó este viernes en empate. Y justo. Estados Unidos no es un equipo exótico que es llamado a los mundiales para rellenar huecos. Cuenta con jugadores que militan en ligas europeas y tiene en su mano clasificarse para octavos de final. Pero suena raro.

También sería extraño verlos cara a cara en un partido de baloncesto... cada uno a lo suyo, ¿no?. Sería más atractiva una competición en la que ambos se jugasen el título de mejores del mundo, como por ejemplo la de músicos de pop y rock surgidos en cada país. Este viernes, Inglaterra contaba en sus filas con Stones y en Estados Unidos militaba Zimmerman, el apellido real de Bob Dylan. Así que otro empate, como el que se vio sobre el terreno de juego. 

Southgate, el seleccionador inglés, tuvo —tal vez sin saberlo— la victoria en su mano, pero no convocó para Catar a ningún Lennon, McCartney, Harrison o Starr. Lo dicho, una equis.

Comentarios