Jueves. 15.11.2018 |
El tiempo
Jueves. 15.11.2018
El tiempo

Sablazo de género

TODAS las corporaciones u organizaciones políticas contraen deudas con sus afines, con los que a la larga (o a la corta) han de corresponder. La forma más sutil es encomendarles informes, a modo de cortar y pegar, con la única finalidad funcional de saldar el compromiso. Uno que llama especialmente la atención (suena progre) es el  estudio del ‘impacto de género’ de la M-30, en Madrid, por el que el gobierno de Carmena desembolsó 52.000 euros del ala, que como sablazo está muy bien. Rita Maestre se perdió en eufemismos y vericuetos verbales, cuando se le preguntó, en qué realmente consistía. Solo supo explicar que se trata de «un espacio público y privado que afecta de manera distinta a hombres y mujeres; a niños y a ancianos». ¡Tócate las narices! ¿Y qué tiene que ver eso con el ‘genero’ de la M-30? Fue contundente: los impactos de género «son normativa». ¿Para meter la mano en la caja? Claro, la realidad es otra: parece que la sociedad encargada de realizar diferentes informes, entre los que figura el mencionado, está unida a Podemos y a la que Ahora Madrid benefició con múltiples contratos, de corte tan sustancial y necesario como el referido.

Sablazo de género
Comentarios