lunes. 16.05.2022 |
El tiempo
lunes. 16.05.2022
El tiempo

Raros muy raros

SIN PARARNOS a considerar si es un defecto o una virtud, porque depende, lo raro es dar con alguien desposeído de rarezas, inconfesables unas, intrascendentes otras y chocantes las demás. Hay para todo, pero forma parte de la condición del ser humano. Eso sí, para alcanzar el asombro, nada como leer The Palace Papers: inside the House of Windsor (Los documentos del palacio: dentro de la casa de Windsor), de la periodista Tina Brown, que fuera directora de The New Yorker y Vanity Fair, un tocho de seiscientas páginas sobre los entresijos de la familia real, no muy al uso y por lo tanto muy rarita. Pero el más rarillo de todos es el príncipe Carlos, sempiterno aspirante a la Corona.

Según Brown, el hijo de Isabel II, cuando viaja lo hace con su cama ortopédica, su tapa del inodoro y su marca favorita de papel higiénico. "Si se desplaza para quedarse en la casa de campo de algún amigo, un camión llega el día anterior", lo cual le resta incomodidad, menos que si tuviera que cargar él con los trastos. Por si fuese poco, se presenta en las cenas con su asistente, quien lleva un Martini premezclado y listo para ser entregado a un mayordomo que se lo sirve en su propio vaso. ¡Ah!, y exige que el servicio planche los cordones de sus zapatos. Un raro muy raro. Demasiado.

Raros muy raros
Comentarios