sábado. 17.04.2021 |
El tiempo
sábado. 17.04.2021
El tiempo

Nadie lo sabe

Cierre de la hostelería en Lugo durante la tercera ola. SEBAS SENANDE
Un local cerrado durante la tercera ola. SEBAS SENANDE
LO ÚNICO evidente en la desbocada crisis pandémica, en el comercio en general y sector hostelero en particular, es que sigue avanzando, pero no somos conocedores de su alcance. Es aventurado prever su tope destructivo hasta que la peste se detenga, y por las conjeturas, va para largo. Según la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), en Galicia hay contabilizados cerca de ocho mil locales vacíos por su culpa, y el número no se contiene, vaticinándose un aumento de cierres entre un diez y un quince por ciento, aunque las razones específicas difieran a la hora del cerrojazo. Muchos lo hacen al no haber relevo o por jubilación. Algunos, porque el comercio online acopia el mercado, y otros no pueden subsistir al ser las cargas insoportables para continuar, unido todo ello al lastre de la caída de ventas y clientes. Por si fuese poco, las grandes marcas y franquicias reducen espacios físicos al decantarse por sus canales digitales. Y el drama se expande al contabilizar el número de trabajadores de estas tiendas y establecimientos que pasaron a engrosar la lista de parados. Un desastre generalizado, para entendernos. Escrutando el futuro, la cuestión está en saber cuántos de estos cierres son temporales y cuántos definitivos, previsión que tampoco es posible. A esperar.

Nadie lo sabe
Comentarios