Opinión

Parece una comedia

Quien ha visitado recientemente Buenos Aires desaconseja el desplazamiento si la única motivación para el viaje es turística o sentimental: volver a encontrarse con un país donde uno no se sintió extraño. No hay seguridad para moverse. Y ponen ejemplos, con nombres bien conocidos de barrios y calles a los que no cabría sospechar que llegase la inseguridad y el riesgo de moverse. No se corresponde con el Buenos Aires que uno recuerda. El temor actual es una de las consecuencias de una situación económica desesperada. Si la inflación es del 140% y ciertos productos básicos de la alimentación se disparan por encima de esa media, quién y cómo decide dónde empieza la delincuencia y dónde la busca de la supervivencia por cualquier medio. El consejo de no ir a Buenos Aires lo repite un ciudadano argentino: no es el momento. No hay ningún componente ideológico en esa opinión. Algo falla en una sociedad cuando se difunden este tipo de percepciones, reales o amplificadas. Cierto que siempre hay quien peca de timorato o quien siempre dará crédito a las malas noticias. Aun con esa prevención, la situación social en Buenos Aires no transmite confianza.

En este contexto, y con las encuestas previas, ¿cómo que non son sorprendentes los resultados electorales de las presidenciales argentinas? El responsable de una inflación del 140% fue el candidato más votado en la primera vuelta. Según los analistas lo decidió así el área de Buenos Aires. La segunda vuelta se celebrará el 19 de noviembre. Competirán Sergio Massa, actual ministro de Economía, el más votado contra todo pronóstico en la primera vuelta, y Javier Milei, un anarco liberal populista, al que algunos califican como de extrema derecha aunque no sabría decir muy bien por qué lo encasillan en ese espacio. Milei es algo muy atípico que llega a donde no cabría sospechar: ser un serio —serio por las posibilidades que tiene de llegar— aspirante a la presidencia del país. Pero, claro, eso viene sucediendo con los liderazgos políticos en muchos países. La lógica se rompe e irrumpen con la fuerza de los votos personajes atrabiliarios. En este caso, además, le acompaña la acepción de que se irrita con facilidad. Qué lleva a los electores en democracias liberales a apostar por personajes como Javier Milei o por un ministro de Economía que en el balance de gestión aparece con un 140% de inflación.

O mundo a seus pés es un pódcast semanal de política internacional que Expresso ofrece en su versión digital. El que dedica a las elecciones en Argentina cuenta con las intervenciones de Manuela Goudra, periodista en el área internacional del semanario, y Marcelo Moriconi, un argentino que ejerce en un instituto de investigación de la Universidad de Lisboa. El título del pódcast de esta semana es bien significativo: "Parece uma comédia con un lado de tragédia". Y así es. La tragedia es la del país y sus habitantes y la comedia la refleja la incredulidad ante los resultados electorales.

Comentarios