domingo. 23.01.2022 |
El tiempo
domingo. 23.01.2022
El tiempo

A mi querido Jaime Torres

Querido Jaime:

Lamentablemente, hoy me viene a la memoria lo que Alberto Cortez decía en su canción: "Cuando un amigo se va, algo se muere en el alma". Desde la tristeza que hoy me embarga, compruebo que esta frase es absolutamente real. Tu ausencia va a suponer un importante vacío para tu familia y para los muchos amigos que te queríamos, te admirábamos y nos hemos sentido siempre muy honrados con tu inquebrantable amistad.

Durante 40 años he tenido el privilegio y el honor de trabajar a tu lado o de colaborar contigo, y he podido comprobar que sin duda alguna has sido un referente de la gestión sanitaria de Galicia, labor en la que va a ser difícil que alguien te supere.


No me llegaría este sencillo artículo para relatar tu extenso currículo, ni es el objetivo de estas humildes y sentidas palabras, pero creo que es justo destacar lo más importante del mismo: 


Como Inspector Médico por oposición, ha sido Jefe Provincial de los Servicios Sanitarios en el INP,  en el Insalud y en el Servicio Galego de Saúde, y posteriormente miembro de la Alta Inspección Sanitaria de Galicia. 
Delegado de Sanidad en la provincia de Lugo.


Director de la entonces Residencia Sanitaria Hnos. Pedrosa Posada de Lugo (hoy Hula), Director Provincial del Insalud en Lugo, Director de la Residencia Sanitaria Nosa Señora do Cristal (hoy Chou) de Ourense.


A mediados de los años 80 ha puesto en funcionamiento los hospitales comarcales de Burela y Monforte (personal y equipamientos).


Director General del Servicio Galego de Saúde de la Consellería de Sanidade, participando de forma decisiva desde su inicio en la definición y desarrollo de dicho Servicio, labor liderada en esa etapa por José Manuel Romay Beccaría y por Alberto Núñez Feijóo. 


En el ámbito privado, y ya jubilado en el sistema público, Director Médico del Hospital Polusa en Lugo, etapa en la que he podido disfrutar de su compañía, de su buen hacer y de sus sabios consejos.


Pero siendo tu faceta profesional de una enorme importancia, en mi opinión lo que más te ha caracterizado y por lo que siempre te recordaremos especialmente, es por tus colosales valores como persona.


Querido Jaime, en aquella lejana etapa en la Dirección Provincial no eras nuestro jefe, eras nuestro amigo, nuestro compañero, nuestro consejero, muchas veces nuestro médico, y todos queríamos ser como tu sin conseguirlo. Todo el personal sanitario y no sanitario de la provincia acudía a ti en lo profesional y también en lo personal, pues tu despacho siempre estaba abierto para todos, sin distinción de categorías.


Tu firmeza y tu buen carácter siempre iban de la mano. Tus enfados duraban un minuto. Tus ideas claras, tu humanismo, tu pragmatismo y tu sentidiño impregnaban todas tus acertadas decisiones, que tomabas por encima de política y políticos, pues solamente perseguías ese objetivo irrenunciable que todo gestor sanitario debe tener, y que no es otro que conseguir para los ciudadanos la mayor calidad asistencial posible con los recursos disponibles en cada momento.


Tu inquebrantable amor a la familia (que ha sido siempre tu santuario y tu devoción), tu maestría para hacer amigos y tu magia para conservarlos, tu humildad y tu nulo afán de protagonismo, tu tremenda sensibilidad con los problemas de los que te rodeaban, tu enorme capacidad de diálogo, tu carácter alegre y positivo, tu lealtad, bondad, seriedad y sentido del deber, tu sentido del humor, afabilidad y discreción, entre otros valores, hacen que hoy con tristeza y cariño, te diga: 


Querido Jaime, gracias por todo lo que he aprendido de ti, por haber disfrutado de tu compañía, por tu amistad y por tu apoyo, y disculpa por si alguna vez no he estado a la altura. Parte de lo que soy te lo debo a ti.

Siempre te echaremos de menos y trataremos de paliar tu ausencia con el recuerdo de una persona irrepetible.
Marien, Jaime, Pablo, Mª Amparo, Diego y nietos, la pérdida es muy dura e irreparable, pero os queda el imborrable recuerdo de un gran esposo, padre y abuelo. Somos muchos (vuestras familias y amigos) los que estamos a vuestro lado. Contad siempre con nuestro apoyo incondicional, nuestro ánimo y nuestro cariño.

                 Justo Jorge López

A mi querido Jaime Torres
Comentarios