Opinión

Cristina Cabo

Protesta contra la violencia machista. EFE
photo_camera Protesta contra la violencia machista. EFE

Les decía hace poco aquí que noviembre es un mes infame y cruel. Hoy, además de noviembre, es lunes, una doble garantía de un día gris incluso aunque salga -como salió- el sol. Pero en Lugo fue mucho peor de lo previsto, fue un arranque de semana negro y no creo que superemos esta oscuridad en semanas. La muerte de Cristina Cabo lo tiñó todo de pena y rabia. Supongo que en Alcalá brotaron las mismas lágrimas que en nuestra ciudad cuando encontraron, también ayer, el cuerpo de Milena. Tenía 20 años y la mató un bípedo. Mientras escribo, en Lleida otra mujer se debate entre la vida y la muerte. Su pareja le prendió fuego a la casa con ella dentro. Asco de hombres y asco de lunes.