Domingo. 23.09.2018 |
El tiempo
Domingo. 23.09.2018
El tiempo

El mensaje de Azaña

EL ESCRITOR y periodista andaluz Manuel Chaves Nogales (1897-1944), analista ecuánime en los periódicos de su época, estuvo al lado de la República al estallar la guerra civil y cuando el gobierno legítimo abandonó Madrid se exilió en Francia convencido de que nada podía hacer por su país.

En París escribió A sangre y fuego. Héroes, bestias y mártires en España, nueve relatos en los que denuncia las brutalidades de la guerra por ambos bandos, el de los golpistas y el de los republicanos. "Cuento lo que he visto y he vivido, me fui cuando tuve la íntima convicción de que todo estaba perdido, cuando el terror no me dejaba vivir...". "En mi deserción, añade, pesaba tanto la sangre derramada por las cuadrillas de asesinos que ejercían el terror rojo en Madrid, como la que vertían los aviones de Franco asesinando mujeres y niños inocentes. Y tanto o más miedo tenía de la barbarie de los moros, los bandidos del Tercio y los asesinos de la Falange, que a los analfabetos anarquistas o comunistas".

¿No va siendo hora de que dejemos de mirar al pasado en el que todos perdimos y nos reconciliemos con él sin odios ni venganzas?

Recupero esta memoria histórica de las atrocidades de la guerra contada por un testigo de excepción —pagó su atrevimiento con el olvido de ambos bandos—, a propósito de la iniciativa legislativa del PSOE de Sánchez de reformar la Ley de Memoria Histórica de Zapatero con las viejas propuestas de retirar el cadáver de Franco del Valle de los Caídos, anular las sentencias de la dictadura, crear una comisión de la verdad y elaborar un censo nacional de víctimas.

Son propuestas recurrentes de este partido y está en su derecho. Pero con los problemas pendientes que tiene España —paro y desigualdad, pensiones, educación, Cataluña...—, ¿es una demanda de los ciudadanos reformar aquella ley? ¿Es este el proyecto alternativo de gobierno que ofrece a España el líder de la oposición, que parece más pendiente del retrovisor que de encarar el futuro?

Delmer Berg, el último superviviente de la brigada Lincoln que luchó contra el fascismo en España decía en julio de 2015 desde la atalaya de sus 99 años —murió unos meses después— que "fuera de España, la Guerra Civil es como historia antigua".

"Idiotas y asesinos han actuado con idéntica profusión en los dos bandos", afirma Chaves Nogales. ¿No va siendo hora de que dejemos de mirar al pasado en el que todos perdimos y nos reconciliemos con él sin odios ni venganzas asumiendo "el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos: paz, piedad, perdón", como pedía Manuel Azaña?

El mensaje de Azaña
Comentarios