martes. 28.09.2021 |
El tiempo
martes. 28.09.2021
El tiempo

Ser creativo también es ser tecnológico

Un videojuego representa por sí solo una importante innovación tecnológica. Hace décadas que la tecnología llegó a nuestras vidas para quedarse, también en el entretenimiento. Podría decirse que la industria del videojuego es de las que más ha evolucionado desde su nacimiento, siendo junto a la industria del móvil una constante montaña rusa de experiencias nuevas, marcada por la búsqueda continua de la creatividad, elemento clave en la tecnologización de un producto. 

El abandono de la creatividad

Lo que se hace rápido no suele tener un buen acabado. El mercado se antepone a la libertad creativa cuando un escritor de best-seller saca su segundo libro y este no alcanza las expectativas. Atari, como ese escritor, fue una empresa de videojuegos víctima de las prisas del mercado, que no desarrolló toda su creatividad y la competencia debilitó. 

Cuando la industria del videojuego tenía un escaso recorrido y un esperanzador futuro, nacía Atari.  Surgió de la mano de dos universitarios que vieron la oportunidad de crear circuitos para ejecutar un videojuego. Crearon la primera máquina arcade del mundo, la Computer Space, que no tuvo el éxito esperado. Más tarde crearon un videojuego fácil de entender y esta vez, fue un acierto. 

Su enorme éxito duró poco. La competencia cada vez era mayor y se hacía necesario innovar rápidamente. Desde Warner Communication, empresa con la que Atari colaboraba, creían que se destinaban demasiados recursos a la investigación y poco al márketing. Abandonaron entonces su creatividad, dejando el talento de sus trabajadores en un segundo plano. 

Creatividad a la par que comercio 

Otros gigantes de los videojuegos como Nintendo no abandonaron la creatividad. Dominó el mercado gracias a su producto estrella, la Game Boy, que en aquel momento mejoraba enormemente las características del sector. Sufrió entonces una fuerte competencia por parte de Sony y su PlayStation, pero supo sobreponerse con la 

Wii en 2006, un nuevo ejemplo de creatividad a la par que tecnología. En lugar de usar botones, la Wii se servía del movimiento como principal cambio. 

Nintendo iniciaba, con los videojuegos, un camino que estaría plagado de éxitos, aunque también de unos cuantos fracasos. A más contenido, más probabilidades de acierto y de error. Cambió su nombre, su diseño, su estrategia, sus características y siempre su tecnología. A veces triunfó y a veces no, pero no se puede decir que no se haya sabido mover en la industria. La creatividad también es tecnológica. 

Una vez más y como no podía ser de otra manera, si no estás atento a los ángulos en tu visión frontal,  no tienes en cuenta a los actores del mercado y no te gastas la pasta en creatividad e innovación, compras todos los boletos de la rifa para pegártela con todo el equipo.

Ser creativo también es ser tecnológico
Comentarios