miércoles. 27.05.2020 |
El tiempo
miércoles. 27.05.2020
El tiempo

La seguridad privada y el Rey Carlos I

Tal día como hoy, un 21 mayo de 1518, el Rey Carlos I promulgó la 1ª Norma de Seguridad Privada en nuestro país.

El objeto de esa norma no era otro que regular la tala y destrucción de los bosques y la anarquía general que reinaba en ellos, lo que provocaba que el pueblo careciera en invierno de leña y abrigo para los ganados. Fue acordado entonces, que cada jurisdicción local elegiría a una persona responsable de la vigilancia y control de las zonas. Estos primeros guardabosques serían el origen de lo que es ahora la Seguridad Privada en España.

Dedicar un día a la conmemoración de cualquier efeméride que haya aportado, para bien o para mal, algo a nuestra sociedad, me parece bien.

Y creo que es adecuado el celebrarlo, para intentar paliar la querencia que tenemos los seres humanos a olvidar, e incluso a maquillar a nuestra medida los recuerdos. Esto es un hecho que subyace innato en nuestro código genético.

Viene al caso recordar el hecho de la existencia de corrientes negacionistas de diversos acontecimientos históricos acaecidos y certificados con documentos escritos y visuales irrefutables.

Hay gente que niega o modifica, por ejemplo, el holocausto, el cambio climático, el SIDA, la evolución de las especies, y un sinfín de cuestiones que están grabadas con fuego y sangre en nuestra historia.

Recordar al Rey Carlos I y su instauración de la primera norma de Seguridad Privada nos permite poner en valor el enorme beneficio que supone para la sociedad este sector.

Aunque el objeto de este artículo no es analizar parámetros exactos sobre el papel de la Seguridad Privada en nuestro país, considero oportuno hacer un ejercicio de visualización por encima de los datos que nos facilita el Ministerio del Interior con estadísticas de años pasados.

En España hay en torno a 100.000 vigilantes trabajando en el sector de la Seguridad Privada y casi el doble aproximadamente poseen la acreditación para poder ejercer.

La facturación de la Seguridad Privada ronda los 5.000 millones de euros al año, una cifra nada despreciable, que supone casi un 5% del PIB español.

Casi dos tercios de la facturación está dedicada a servicios de vigilancia a través de personas, siendo el tercio restante para los servicios de vigilancia tecnológica.

Es lógico suponer que la evolución de la ciencia y la tecnología revertirá esta proporción en los próximos años, tecnologizando y automatizando servicios que hoy realizan las personas.

Tecnologías como: la sensorización y el IoT, el big data, la inteligencia artificial en el análisis de imagen, el etiquetado electrónico, la robótica y los drones y un largo etcétera. Todas estas tecnologías conseguirán la menor intervención del ser humano de manera directa, pero en cambio exigirán mayor preparación y cualificación de los vigilantes de seguridad.

Poco se habla de la enorme importancia que tiene una nueva faceta de la seguridad, que, aunque está en boca de todos, no somos suficientemente conscientes de la repercusión que ya está teniendo, y que sin lugar a duda tendrá en nuestros ámbitos profesionales y privados: la Ciberseguridad.

Por desgracia casi siempre los criminales van por delante en el tiempo en su actividad delictiva y, en el campo cibernético, mucho más. Tanto desde la Seguridad Pública como desde la privada se debe intentar dar rápida y contundente respuesta a esta tipología de delitos.

La figura del "Ciber-Vigilante de Seguridad" está cada día más cerca, y habrá que dar respuesta desde los estamentos públicos a esta necesidad desde el punto de vista académico, para los millones de personas que, en este ámbito, necesitará el mundo.

Recordemos hoy entonces para no olvidar la importancia del sector de la Seguridad Privada. Aprovechemos este día para solicitar a las administraciones publicas que regulen y mejoren el marco legislativo y las condiciones de empresarios y trabajadores, que cada día se baten el cobre en situaciones comprometidas, como todos podemos observar, especialmente en la singular situación que estamos viviendo estos últimos meses por mor de la criminal pandemia que estamos padeciendo.

La seguridad privada y el Rey Carlos I
Comentarios