sábado. 30.05.2020 |
El tiempo
sábado. 30.05.2020
El tiempo

La ilusión del emprendedor

Aprender en la vida lo es casi todo, pero creo que el pegamento que une todas sus facetas y que nos hace a todos seres extraordinarios es, sin lugar a dudas la ilusión.  

He tenido la fortuna a través de los años de conocer a muchos empresarios de todo tipo, sector y tamaño. No importa el tamaño de la empresa, ni los ceros de sus cuentas corrientes, hay algo que todos los empresarios poseen y es la  ilusión.  

Confucio, que en contra de los que creen algunos no fue el que inventó la “confusión”, lo tenía muy claro hace más de dos mil quinientos años cuando dijo: "Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”  

Ese es exactamente el  espíritu con el que se  levantan cada  día las personas emprendedoras y en mi  propio nombre tengo que decir que en los más de  treinta  años que hace que me  convertí en empresario, y que dicho sea de paso no he conocido otra manera de ganarme la vida, jamás me he levantado por la  mañana con la  sensación amarga de  tener que ir a trabajar. La  interpretación de esto  podría ser que el empresario se levanta cada mañana a hacer lo que tiene que hacer y eso va tatuado en el ADN.  

Un  empresario  afronta el  día a  día de una manera, ni mejor ni peor que otras personas, simplemente distinta,  repleta de  expectativas, nuevos retos, la  incertidumbre de saber si algo ha funcionado o no ha funcionado y con una fuerte dosis de vacuna  anti fracaso.  

Hace más de un año vengo realizando una iniciativa altruista consciente de que el  emprendimiento, y como extensión las empresas, son la columna vertebral en materia  económica de toda sociedad. Es un evento en el que organizo desayunos con  empresarios de relieve y al que invito gratuitamente a  jóvenes empresarios y chicos a punto de terminar sus carreras en las  universidades. En los desayunos tratamos de desgranar con el  empresario invitado las claves de su emprendimiento e intentamos  que nos cuente sus secretos, por supuesto  confesables.  

Detrás de las empresas y del emprendimiento está el emprendedor, aquella  heroica persona que con una idea en la cabeza lo sacrifica todo durante muchos años por la  ilusión de ser el dueño de su propio futuro. Sin duda, un futuro incierto pero emocionante, un futuro  ilusionante  y mejor.

Como podemos ver la  ilusión  está  detrás de todas y cada una de las partes del  emprendimiento y ese brillo en los ojos del emprendedor es  fácilmente reconocible por otro emprendedor y casi por nadie más.

Las ganas de saber, la iniciativa de aprender, la virtud de escuchar y ver, la paciencia y perseverancia, la terca tenacidad, la capacidad de reinventarse y corregir el rumbo, la curiosidad, la ambición…. Ay amigos, ¡y la  ilusión!

La ilusión del emprendedor
Comentarios