Opinión

Nochebuena

Topicazo, pero inevitable: hoy es Nochebuena y mañana Navidad. Incluso con independencia de que uno sea creyente o no, ¿qué quedaría de estos días si se les quita su sentido religioso y su imaginería tradicional?  ¿Qué sentido, qué razón de ser tendrían entonces estas fiestas? Lo digo, porque hay cerriles progresistas que desde las instituciones pretenden hacer tal estupidez en aras de una imbécil laicidad y hasta con el ‘razonamiento’ de no ofender a otras religiones, qué cosas. Así que nada de belenes ni de nacimientos y los menos villancicos posibles que los recuerden. En su lugar muchas lucecitas, muchas fiestorras, mucho consumo, muchas comilonas. Mucha celebración, pero celebración ¿de qué?

Comentarios