Opinión

Docilidad

Empieza el show trágico-bufo de la actual legislatura de Sánchez, dispuesto a bailar todos los sones que sus sostenedores en el Congreso le toquen. ¡Y menuda tropa de sostenedores! ¡Y qué docilidad, qué mansedumbre, qué humildad (o humillación) la del presidente! Si le tocan amnistía, baila amnistía para prófugos. Si verificador internacional, ahí está el verificador extranjero y en el extranjero para un asunto exclusivo del Estado español.  Si la comunista Díaz y sumandos ordenan que se posicione en contra de la agredida Israel, ahí está él, cumpliendo ese deseo hasta el inconcebible y nunca visto extremo de un presidente de Gobierno europeo recibiendo públicamente el agradecimiento de terroristas sanguinarios.

Comentarios