jueves. 12.12.2019 |
El tiempo
jueves. 12.12.2019
El tiempo

Pirata con Ternera

Canción electoral del pirata con la rima de Josu Ternera. La fragata navega hacia el 26-M

Es muy posible que buscando con esmero en el mapa de la geopolítica global el Gobierno de Sánchez haya encontrado razones para irse del Golfo Pérsico. La retirada temporal de la fragata Méndez Núñez que forma parte del grupo de combate del portaaviones estadounidense Abraham Lincoln puede tener una lógica de seguridad. Pero a los ojos del mundo, y sobre todo de EE.UU., nos coloca el cartel de blanditos y no fiables como país miembro de la Otan, de la que formamos parte para lo bueno y para lo malo como demuestran el ejemplo de Perejil y la participación en la ayuda humanitaria a Irak, que no en la guerra. Independientemente del grado de abandono e incumplimiento de las obligaciones internacionales, queda claro que España no es creíble ni leal para los aliados cuando la demagogia del 'No a la guerra' sale a pasear o cuando un dirigente europeo como Zapatero se quedó sentado al paso de la bandera americana siendo como somos tan comprensivos con la estelada y otros desafíos belicosos contra nuestra Constitución y la integridad territorial del Estado español. 

Resulta novedoso que en plena campaña de las elecciones europeas, con el ministro de Exteriores Borrell como cabeza de lista del PSOE, su colega de Defensa Robles haya procedido a tan extraña retirada de nuestra fragata por la escalada de tensión entre EE.UU. e Irán. Y del mismo modo, habiendo acogido España en su embajada al opositor venezolano Leopoldo López, sonroja que Borrell se apresurara a limitar sus manifestaciones políticas cuando la auténtica razón de ser de esa estancia en suelo diplomático español es la recuperación de las libertades, de la verdadera democracia y del respeto a los Derechos Humanos. 

La retirada de la fragata española queda anotada en el libro de agravios y desavenencias diplomáticas entre Madrid y WashingPirata con Ternera ton que, al mismo tiempo, y por razones políticas, puede tener una intención electoralista al ser Donald Trump el desairado. Aunque se justifique la retirada de la fragata Méndez Núñez porque se ha variado la misión y por «razones técnicas y no políticas», a tan alto nivel las consecuencias siempre son políticas y no técnicas. 

Casto Méndez Núñez, de familia gallega con larga tradición militar, da nombre a nuestra fragata retirada. Fue un marino español del siglo XIX, verdadero héroe de la Guerra Hispano-Sudamericana. Convendrá recordar que a lo largo de la Historia, cuatro buques de la Armada Española han llevado su nombre: un crucero ligero, una fragata blindada, un destructor procedente precisamente de la ayuda norteamericana (USS O’Hare) y la Fragata F-100 ahora retirada por el Gobierno español en funciones sin consulta alguna. 

Y así sigue España en modo pacifista y en campaña electoral. Campaña con Iceta rechazado por el separatismo para la presidencia del Senado y Josu Ternera detenido de forma repentina y sorprendente tras 17 años de fuga. Para Sánchez se pone fácil el mensaje electoral: ni pacto con independentistas ni con proetarras, ni me caso con la política exterior de Trump el malvado. 

Dos catalanes, Batet y Cruz, son el empeño de Sánchez para presidir Congreso y Senado como venganza por el rechazo de Iceta, que puede ser ministro de territorialidad. Pero las elecciones municipales, autonómicas y europeas se dispersan en la realidad de España, muy sobrepasada por el enredo secesionista entregado al truco legal y la proclama separatista en el juicio del procés con vista a elecciones catalanas en otoño. 

Parece fuera de toda duda, por seguir con lenguaje marino, que el barco electoral de Pedro Sánchez navega hacia el 26-M con viento de cola y con polizones podemitas en las bodegas en espera de tocar poder gubernamental. Del mismo modo, las tres fragatas de la derecha amenazan con hacer de nuevo aguas si se empeñan en una campaña bucanera y pirata donde todos quieren apoderarse del botín del otro. Harían bien tanto Casado como Rivera en buscar puntos de encuentro y no de desencuentro, porque de lo contrario sus barquitos veleros pueden terminar hundidos como el Titanic mientras la orquesta sigue tocando canciones hostiles. 

La mesa del Congreso reflejará una tendencia sin secretos: tres representantes del PSOE y dos de Podemos, que serán mayoría frente a dos de PP y dos de Cs. Perece que con 24 diputados Vox podría tener derecho a un representante, aunque ahí pueden hasta estar todos de acuerdo. Lo de siempre: unos porque cuelgan la etiqueta de extrema derecha pese a que entra la extrema izquierda. Y otros porque les beneficia que la tercera pata de esa mesa se quede fuera para que luzcan más las asentaderas de PP y Cs. 

Como rimó José de Espronceda en la ‘Canción del pirata’, hay versos que siguen vigentes: "Con diez cañones por banda,/ viento en popa a toda vela,/ no corta el mar, sino vuela,/ un velero bergantín./ Bajel pirata que llaman,/ por su bravura, El Temido,/en todo mar conocido,/ del uno al otro confín". El avispado lector sabrá dar significado a la poesía, igual que se le ha dado, pese al disimulo, al desencuentro evidente entre el desaparecido Rubalcaba y el actual socialismo, más conocido por sanchismo.


Bistec de ternera

A mitad de campaña electoral España ha almorzado un bistec de Josu Ternera mientras Sánchez se apropiaba del final de Eta y Eguiguren reconocía como héroe al terrorista detenido. Sorprende la oportunidad del momento de la detención, se supone que casual, el mismo día del rechazo separatista a Iceta como presidente del Senado. Aquí publicamos hace más de un año que Ternera estaba localizado, y que había sido visto en Zurich. Se movía frecuentemente entre Alemania y Suiza hasta que un exagente de la Guardia Civil y confidente, conocido empresario con residencia en Suiza y Alemania, alertó a la Benemérita, y en consecuencia al ministerio de Interior español, todavía del PP. Utilizaba tanto hospitales suizos como germanos para tratarse de cáncer. Pero cuando tuvo conocimiento de que estaba controlado optó por esconderse en Francia, puesto que es judicialmente más garantista en caso de detención, como así ha sido. Al final, cuando ya no es útil tras el comunicado del fin de Eta que él mismo leyó, Ternera ha sido detenido porque su enfermedad no le permite seguir huyendo. ¿Casualidad, investigación o planeado?


La finca de La finca

En el entorno de Albert Rivera temen que lo de irse a vivir con Malú a La Finca, la urbanización más exclusiva de Europa situada en Pozuelo, puede utilizarse en su contra. En los mentideros de Madrid cuentan que hay gente curioseando el tipo de contrato del chalet alquilado que, al parecer, era propiedad de Luis García Cereceda, el promotor inmobiliario de La Finca fallecido hace unos años, cuyo patrimonio se calcula en 1.000 millones. Para hacernos una idea, el alquiler de un adosado de 200 metros cuadrados puede costar entre seis mil y doce mil euros al mes. Vecinos cualificados de La Finca mantienen que en el contrato, cuyo titular o titulares se desconocen, figura una cantidad simbólica que no se corresponde con el valor real del alquiler, que sería de entre 30.000 y 45.000 euros al mes si se tienen en cuenta los miles de metros cuadrados de parcela y los mil metros construidos de chalet. Rivera vive felizmente su relación con Malú, y la política va viento en popa con el crecimiento de Cs aunque no haya terminado de consumar el sorpasso al PP en las pasadas elecciones generales.

Pirata con Ternera
Comentarios