martes. 17.05.2022 |
El tiempo
martes. 17.05.2022
El tiempo

La lotería de Sánchez

A los presidentes autonómicos les ha tocado el gordo de Navidad. Pedro Sánchez les ha convocado el 22 de diciembre, después del sorteo de la lotería, para revisar la pedrea de la variante ómicron. Sánchez se ha contagiado de ese espíritu infantil del gobernante emergente que consiste en implicar a los demás cuando las cosas se complican y gobernar contra la oposición mientras luce el sol. Sólo se acuerda de Santa Rita cuando truena. Y hace meses que el covid está relampagueando con la variante navideña y amenaza el turrón del Doctor Vacuna y el de nosotros, sus súbditos.

Desde que Sánchez dio por controlado el virus, ha habido muchas muertes y cientos de miles de contagios, pero Moncloa nunca dejará que la pandemia le estropee su mundo virtual, cuyo parecido con la realidad es pura coincidencia. Por eso cuando la cosa pinta mal, Sánchez recurre al ventilador de la cogobernanza para cargar su responsabilidad sobre las autonomías. Cuando se trata de ponerse las medallas de la vacunación no cuenta con las CCAA, pero para compartir la ineficacia y la parálisis gubernamental se vuelve el dirigente más diligente y dialogante del mundo.

Lo que no hace es reunir la Conferencia de presidentes para hablar de una inexistente Ley de Pandemias que unifique criterios, para fijar el reparto de los fondos europeos o para abordar el persistente e indultado desafío ilegal catalán. Eso lo ventila con monólogos televisivos de producción plasma, la mayoría sin preguntas de los impertinentes periodistas.  

La lotería de Sánchez siempre se asegura los mejores premios para él. Ni siquiera para su gobierno de coalición y sus socios desleales. Sánchez sólo piensa y gobierna en primera persona, desde el presidencialismo egocéntrico que dispensa el poder. España es un paraíso de socialismo, comunismo y republicanismo separatista, donde la amenaza democrática sólo viene de la derecha, convertida en ‘ultra’ por la propaganda oficial mientras se blanquea al chavismo y toda suerte de bilduetarras y golpistas.

El problema es que Sánchez ha engañado tanto y a tantos que la sociedad ya no le cree, lo que se traduce en una caída de la izquierda en las encuestas (salvo el CIS) y una mayoría absoluta de PP y Vox pese a los líos por el congreso de los populares en Madrid. El adelanto electoral a febrero de Mañueco en Castilla y León explica ahora la resistencia de Génova al calendario de Ayuso, junto con la probable convocatoria electoral en Andalucía, donde el PP también ganaría. Entre el Falcon, el AVE y la cumbre telemática autonómica, Sánchez deshoja la margarita de su futuro con las dificultades propias de la política en minúsculas.

Mañueco no pudo viajar en el AVE inaugural a Galicia que se trataron de adjudicar Sánchez y Díaz en presencia del rey Felipe VI. Pero la ecuación…una inauguración igual a votos hace mucho tiempo que dejó de ser exacta. Los gallegos ya tenemos más cerca Madrid y viceversa, aunque Lugo sigue lejos. No parece muy gratificante tras 20 años de obras y retrasos, porque algunos siempre se reservan los números que tocan. La lotería de Sánchez huele mucho a partidismo, improvisación y chapuza, como el reciente sorteo de la champions. 

La lotería de Sánchez
Comentarios