sábado. 04.12.2021 |
El tiempo
sábado. 04.12.2021
El tiempo

Génesis de la luz

Consumada la plusvalía en Vigo de las luces de Navidad, Abel Caballero se proclama sucesor de Edison y Tesla. Chapurreando un inglés de Cambrige de abajo, con nivel de carallo y medio, el alcalde socialista del populismo luminoso emuló a Dios en versión viguesa del Génesis. Y dijo Abel en su salmo político preferido: Hágase la luz, y la luz se hizo. Y el mundo, Nueva York y la Estación Espacial Internacional oscurecieron ante el rezo de la oración de la luz del poderoso Caballero con dinero recaudado mediante impuestos municipales. Como Pedro el creyente, Caballero prefiere la luminosidad positiva a las tinieblas, pero en realidad todo es penumbra en la era de la desmemoria y la mentira. La luz y los focos se proyectan desde el primer día de la creación sobre la oposición maligna, concebida en este tiempo de guerra santa para oscurecer los días de la nueva España que alumbra el mesías de Moncloa. 

Como un Big Bang en el cosmos español, los astrólogos del sanchismo podemita son pasajeros del tiempo que regresan al futuro desde su memoria única e impúdica. Y el Dios de Moncloa también llamó luz clara y transparente del día a su obra divina y noche oscura de los infiernos a la de sus rivales del presente. Y al segundo día creo el cielo y los mares de sus dominios, que fueron más allá del mundo político conocido hasta descender a las profundidades tenebrosas de su sociedad de poder, Bildu incluído. En el tercer día, Pedro del gran poder creo la tierra prometida, repleta de felicidad y bonanza colectiva con la que engañar a los pensionistas, los jóvenes, las clases medias y a los colectivos en conflictividad social. Al cuarto día, Dios puso a nuestra disposición el sol, la luna y las estrellas, pero Abel, Caín Yolanda y demás apóstoles del sanchismo se preguntan por qué hubo luz el primer día si el sol se creó después. En el quinto y sexto día, Dios creó a las criaturas del mar y la tierra, incluidos el hombre, la mujer, los parados y los asesores. Y al séptimo día, descansó de su creación universal mientras sus escribientes redactan la Biblia que nos ha de guiar por el camino verdadero de su luz sagrada. 

Terminaremos rezando dos Padrenuestros y tres Avemarías para expiar la impureza de nuestras tentaciones, debilidades y pecados

Somos afortunados, porque todo empieza y termina con el encendido de las luces de Vigo y el apagón de Moncloa. Y cuando el Mesías se reencarne en Noé, en su nave nodriza sólo irán los elegidos, desde Fernando Simón al Jesucristo sin coleta. No habrá sitio para los malditos, equivocados con su disensión por su distinto pensamiento, y cuidadín con la financiación autonómica. El apóstol ZP podrá colar en el arca a Maduro para adoctrinar y blanquear las dictaduras comunistas. Entre las especies a salvar, las que forman esa larga lista de socios del Mesías que le van a aprobar los Presupuestos de su portalito de Belén. Terminaremos rezando dos Padrenuestros y tres Avemarías para expiar la impureza de nuestras tentaciones, debilidades y pecados. Y en la plegaria final de nuestra culpa rezaremos para que la verdad nos haga libres y escapemos del secuestro inmoral de la voluntad.  Génesis de la luz, versículo cero.   

Génesis de la luz
Comentarios