sábado. 04.12.2021 |
El tiempo
sábado. 04.12.2021
El tiempo

La otra gran industria de Burgos: enoturismo y patrimonio

La Vieja Castilla se llega por los viejos caminos del alba. Burgos, cabeza de Castilla, presenta credenciales como provincia ecológica con un impresionante vademécum en su oferta como destino turístico al objeto de asentar población y combatir con hechos el fenómeno de la España vaciada, tal y como ha quedado reflejado en los V Encuentros Mediáticos en la Ribera del Duero.


En el sur comienza el recorrido partiendo de la Ciudad de la Educación Gabrielista con una de las mejores escuelas de Enología del mundo que ha llegado a asentarse de la mano de su director/gerente, Enrique García Aguera en China. En dichos encuentros con prensa de toda España, Lorenzo Rodríguez, presidente de Sodebur, la empresa que revitaliza las potencialidades industriales y turísticas, así como su director, Ricardo Pizarro subrayan una de los territorios provinciales más extensos de España como lugar de acogida y señero a la hora de conformar la Marca España y evitar los desastrosos efectos de la despoblación.

La histórica villa de Caleruega, cuna de Sant Domingo de Guzmán (ahora se celebran los 800 años de su fallecimiento), es la punta del iceberg de lo que representó la grandeza de Castilla en siglos pasados. Una exposición que asombra a los visitantes en una abadía que hoy es refugio ideal para almas cansadas. Una localidad fronteriza con la Ribera y la Sierra burgalesa. Se puede ser zona rural sin desmerecer en cuidado, limpieza y determinación gracias a un alcalde de antaño, José Ignacio Delgado (‘Pocholo’), hoy procurador de Ciudadanos y la de hogaño, Lidia Arribas. Aquí está la casa donde nació el santo que cambió la historia del mundo y, sobre todo, de la Hispanidad, convertida en sede central de la Orden de Predicadores. Cuatro papas y un sinfín de cardenales, obispos y hombres de intelectualidad reconocida.

La ruta mítica del Cid con los mejores caldos

A unas leguas encontramos Santo Domingo de Silos con su famosa abadía benedictina. El claustro románico, ese lugar mágico que visitan cada año miles y miles de peregrinos. Con su espectacular oferta gastronómica en el hotel Tres Coronas que fundó Emeterio y que hoy regenta su hijo del mismo nombre.

La pretensión de Sodebur de convertir a Burgos en una de las referencias básicas en la lucha contra el cambio climático, sobre la base de un progreso y crecimiento económico sostenible que evite la despoblación está dando sus frutos. Saben que cuentan con todos los ingredientes necesarios para convertir a la provincia en la avanzadilla europea, esto es, parajes naturales todavía sin escrutar, un bagaje de historia acrisolada por los siglos, personajes de leyenda (Camino del Cid) y una gastronomía (caldos DO Ribera del Duero) que conquistan el mundo y, sobre todo, esa bonhomía castellana que desde su austeridad es acogedora.
En resumen, historia, enoturismo (Dominio de Cair, dirigido por Juan Luis Cañas, es la última y gran realidad de esa DO), patrimonio recuperado. Aquí hablan los hechos, aún parcos en palabras.


 

La otra gran industria de Burgos: enoturismo y patrimonio
Comentarios