Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Pulso

EL ATAQUE a Siria por parte de EE UU, Gran Bretaña y Francia tiene múltiples motivaciones y explicaciones por parte de los expertos en la siempre frágil situación de esa área geográfica y en las aspiraciones y posiciones del líder ruso, Putin. Es sobre todo una muestra más del pulso por el cambio de influencias en esa área, con Israel como justificación y como objetivo, y por el mantenimiento del equilibrio que sigue tras la caída de los bloques y la guerra fría. Las potencias occidentales no pueden ser indiferentes a los cambios de poder e influencia que se pretendan implantar en Siria y en esa región. El ataque, se ha insistido, es una forma de marcar una línea roja: la respuesta al uso y fabricación de armas químicas. Esta vez sí es cierto y los tres puntos atacados han sido selectivos. Es un aviso de que hay líneas que si se pasan, habrá consecuencias. Es una forma de coherencia y por eso algunos países occidentales, que no han participado en la acción, expresaron inmediatamente la comprensión con la misma. Así lo hizo Rajoy. Y si hacemos caso a los expertos, la respuesta de Putín hay que esperarla, pero será muy medida.

Consecuencias

El mantenimiento contra toda lógica política de la posición de la presidenta de Madrid tiene y tendrá consecuencias. Una) la gran causa judicial que se sigue en Sevilla, con dos exministros y expresidentes de la comunidad en el banquillo, pasa en absoluto silencio en los medios. El centralismo informativo y opinativo de tertulianos y medios de Madrid lleva a estas prácticas. En el socialismo deben estar aplaudiendo este aferrarse al cargo de la presidenta popular madrileña.Dos) La falta de reflejos o la complacencia con «uno de los nuestros» es la prueba del algodón de que los actuales dirigentes del PP en Madrid no han asumido los cambios que refleja el comportamiento electoral y que se traduce en el fraccionamiento del poder en el Congreso.

Pulso
Comentarios