Domingo. 18.11.2018 |
El tiempo
Domingo. 18.11.2018
El tiempo

Iniciativa política

El salto de la política al Código Penal con la cuestión catalana se produce con la declaración unilateral de independencia —fuese como fuese esta— y con todos los pasos que en septiembre y octubre pasados se dieron en aquellos vergonzosos plenos del Parlament y en todo el juego, entre infantiloide e irresponsable, que se organizó para la consulta del 1 de octubre.

El diagnóstico, acertado, del ‘salto’ es de Joan Tapia. De cómo se llegó ahí, nadie quiere hablar. Hay para todos: desde las alegrías irresponsables, necesariamente incumplidas, de Rodríguez Zapatero con Maragall y Cataluña, o las iniciativas del PP de Rajoy atizando el fuego por las calles de España frente a la reforma del Estatut, sin medir las consecuencias del discurso que se sembraba y solo atentos al favor y al aplauso de la derecha más extrema que jaleaba el PP madrileño de Esperanza Aguirre.

Añádanse las indicaciones de ruta por los GPS mediáticos de esa derecha madrileña, que continúan en su entusiasmo. Todo un modelo, como se ve y se intuía. Llegados al momento en que están en la cárcel 25 dirigentes del independentismo catalán, prácticamente todo el equipo de gobierno del anterior presidente de la Generalitat, y con órdenes internacionales de detención contra otros seis políticos, convendría dejar trabajar al Tribunal Supremo, obvio, pero necesariamente debe reclamarse la acción política: la entrada en actividad del otro escenario, el del poder Ejecutivo y Legislativo español. El doble objetivo de la reconciliación nacional dentro de Cataluña y de esta con España no pueden verse como utopías inalcanzables.

Hay otro doble objetivo de realismo que corresponde a la Moncloa, a Madrid como centro político y único plató audiovisual de opinión para toda España, y al pactismo y sensatez que se suponía en Cataluña: que el soberanismo asuma, al menos en las versiones que no son CUP y a la vista de las consecuencias penales, la imposibilidad real y el ridículo que representa hoy la apuesta por la independencia. Pero falta iniciativa política.

Iniciativa política
Comentarios