Opinión

España sigue exportando aceite y productos alimenticios a Rusia

España sigue exportando aceite de oliva y otros productos alimenticios que han quedado fuera del embargo y las restricciones. Sólo el pasado año, las empresas aceiteras vendieron a Rusia por valor de 20 millones de euros. Moscú no ha reducido las compras de este producto, ni lo incluye en los embargos de las compras a Europa. Además, las empresas españolas del sector siguen mandado a Putin, sin problemas, aceitunas, vino, pastas, salsas, productos de confitería y panadería.

Aunque, según Porcelanosa, el presidente Ucraniano, en su intervención ante el Congreso de los Diputados, la incluyó erróneamente entre los países que mantienen actualmente vívas las  relaciones comerciales con Rusia, se sabe que hay otras varias, aparte de Maxam,  la Asociación Nacional de Fabricantes de Bienes de Equipo (Sercobe), que han mantenido, y en su caso, mantienen relaciones con el agresor, en concreto algunas del sector alimentario que siguen exportando a Rusia, entre otros productos aceite de oliva, pero que no se han sumado al bloqueo, alegando que lo que ellos mandan son productos necesarios para el alimento de la población.

Según consta en los registros del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) a los cerca de 30 empresas españolas están registradas de forma voluntaria en la web de la Oficina Económica y Comercial de España en Kiev (Ucrania) y más de 130 en la de Rusia, aunque sean muchas más las que comercian. Además de las ya citadas, otras firmas españolas presentes en Rusia. En concreto, junto a Inditex figuran otras empresas como Amadeus, Tous, Lladró, Mayoral, Rocapiel o Teka Industrial, con presencia en Ucrania. Y en Rusia han venido operando, además de Inditex y Averinox, Percelanoca, Cie Automotive, Fluidra, Gestamp, Grupo Antolín, Grupo Corporativo Fuertes, Iberia, Indra, Tous, Lladró, Meliá Hotels International, Repsol, Tendam o Viscofan. Durante el conjunto de 2021, un total de 4.981 empresas radicadas en España exportaron productos a Rusia por valor de 2.213,26 millones de euros. Esto supone el 0,7% del total de exportaciones de España durante el año pasado.

La presencia del presidente Zelenski en teleconferencia en el Congreso de los Diputados ha dejado. Empero, varios apuntes para la reflexión. La actitud ante su mensaje de un sector de Izquierda Unida-Podemos fue sencillamente miserable, y en dos casos de especial acercamiento a la gran patria rusa, donde por lo visto sigue latiendo en sus corazones neoestalinistas. Pero ocurre que las dos personas que de modo tan expresivo discreparon del sentir mayoritario del Congreso, que expresa la del pueblo español, no son cualquier caso. Una de ellas, la señora Belarra es ministra, y el otro, un alto cargo, nada menos que el secretario de Estado de la Agenda 2030 que debe pilotar la ruta de España a la modernidad, Enrique Santiago, el abogado de las FAR colombianas, quien desde el primer momento se mostró en contra de la postura del Gobierno de enviar ayuda militar a Ucrania. El caso de Santiago es más llamativo, porque no se debe olvidar que un día declaró en una entrevista que, en determinadas circunstancias (y como remedo al asalto al Palacio de Invierno) él no dudaría en asaltar la Zarzuela. Por otro lado, los asesores que ayudaron al presidente Volodímir Zelenski, a preprarar su discurso encontraron, sin la menor una, un antecedente que citar del crimen de lesa Humanidad que representa en la guerra el bombardeo de la población civil, como de modo tan brutal hace Putin en Ucrania y en ese sentido fue oportuno remitirse al caso de Guernica. "Estamos en abril de 2022, pero parece abril de 1937 en Guernica", Quizá, puestos a citar aquel triste episodio de la guerra civil, los asesores de Zelenski no sabía que Guernica no fue por desgracia la única población española masacrada desde el aire en aquella tragedia, pese a que rara vez se habla del caso de la población de Cabra, que sufrió un bombardeo parecido. Sean cuáles fueran las cifras en uno u otro caso, como dijo Azaña, matar a uno a matar a cien, matar es.

Lo importante es que, tras la intervención del presidente ucraniano, Pedro Sánchez se ha comprometido a incrementar la ayuda militar a su ejército para resistir los ataques rusos. Esperemos que los negros vaticinios de algunos especialistas no se cumplan en cuanto a que esta guerra sea larga. Y tiene razón Zelenski cuando acusa a Putin de ir más allá de la agresión a su país por lo que la amenaza se cierne sobre otros estados de Europa. De momento, no todas las empresas españolas se han sumado al embargo.

Comentarios