miércoles. 26.01.2022 |
El tiempo
miércoles. 26.01.2022
El tiempo

Tanxugueiras, la singularidad que no desafina

Lo suyo ha sido un estallido. Pase lo que pase, Aida, Olalla y Sabela son ya un fenómeno social. Da igual lo que suceda de aquí a finales de mayo, que ganen o no en Benidorm o el papel que a la hora de la verdad pudieran hacer en Turín. Gracias a los eurofáns, los entusiastas del festival de Eurovisión, Tanxugueiras se han instalado por derecho propio en el firmamento musical hispano y europeo en una posición de privilegio que tal vez nunca antes había alcanzado un grupo folk femenino cantando en una lengua vernácula que no es la oficial de un estado. Gracias a ellas habrá un antes y un después para la música tradicional gallega, que vivirá en este 2022 un año muy especial, al que contribuirá también a un Xacobeo bis, si la pandemia no lo impide, claro. 

No estamos ante el producto exitoso de una gran factoría musical. Detrás de la meteórica trayectoria de Tanxugueiras no hay una potente multinacional con capacidad de influencia mediática y comercial. Solo -y no es poco- el entusiasmo, el talento y el trabajo bien hecho de tres mujeres empoderadas (fuertes y libres), gallegas de pura cepa, amantes de la música tradicional (de raíz, dicen ellas) y comprometidas con su idioma y su cultura. La singular autenticidad que empapa sus temas es esencialmente lo que explica que estén donde están: dándose a conocer en medio mundo, viviendo un auténtico sueño y a punto de hacer historia antes de llegar siquiera a la fase final de Eurovisión 2022.

Tanxugueiras cantan en gallego, un idioma cooficial, un idioma español, que se habla en un territorio que no discute la propia idea de España

Y es que sus voces emocionan a miles y miles de fans, los que ya las conocían y quienes las han descubierto ahora. Tanxugueiras interpretan ritmos, melodías y letras que conectan con un varipinto público que a cientos y miles de kilómetros de Galicia comparte con ellas una significativa porción del ADN cultural. Porque la música de estas ‘cantareiras’ les sale con naturalidad de muy adentro y se nota. No la crean, es la suya. La viven y la transmiten con una verdad que hace que no entre sólo por el oído, sino también por el corazón, al que hacen vibrar desde los primeros compases. Y ahí lo de menos vienen a ser las palabras, es el lengua.

Tanxugueiras cantan en gallego, un idioma cooficial, un idioma español, que se habla en un territorio que no discute la propia idea de España. Esa es seguramente una de las más poderosas razones por las que muchos miles de no gallegos apoyan la propuesta de Tanxugueiras y parecen decididos a empujarlas para que rompan un molde, marquen un hito y establezcan un precedente sin vuelta atrás. Probablemente el refrendo de madrileños, andaluces, castellanos o cántabros no sería el mismo si en lugar de un tema musical en gallego se les propusiera una composición en eukera o en catalán. Y no por la lengua, sino por lo que hay detrás, unas comunidades donde el nacionalismo y el soberanismo desafían y desafinan. Y hacen que lo suyo sea otro cantar.

Tanxugueiras, la singularidad que no desafina
Comentarios