lunes. 27.09.2021 |
El tiempo
lunes. 27.09.2021
El tiempo

Arquímedes, el primer fan de Sergio Busquets

El famoso científico griego Arquímedes de Siracusa fue el creador de la célebre frase "dame un punto de apoyo y moveré el mundo". Algunos ingenuos dirán que hacía referencia a la importancia de la palanca, sin embargo yo, que soy un tipo leído puedo afirmar que este matemático, físico, ingeniero, inventor y astrónomo -datos consultados en la Wikipedia, ¿o no os acabo de decir que soy una persona que lee?- se refería con total seguridad a Sergio Busquets, o más concretamente a la figura del mediocentro en el fútbol. El hecho de que el fútbol se inventase unos 2.000 años más tarde de la época de este señor es anecdótico.

El mediocentro es, en mi opinión, el jugador más importante de la plantilla, pues de sus características dependerá la forma de jugar y de ordenarse en el campo de todo el equipo. El mediocentro es el jugador que debe iniciar la mayoría de las jugadas y en el que se estrellan un gran número de ataques rivales.

Y es que estamos cansados de oír que el puesto de portero es único, que está al margen de los 10 jugadores de campo restantes, y que cuando el balón echa a andar juega su 'minipartido' particular. Sin quitarle la razón a quien piensa eso yo añadiría al mediocentro en este curioso grupo, pues en la mayoría de equipos debe pensar al revés que el resto de compañeros. Cuando estos atacan, el mediocentro debe estar casi siempre pensando en dónde y cómo van a perder el balón y qué debe hacer ante eso; de igual forma en defensa organizada el mediocentro ya está pensando en la actuación siguiente al robo, convirtiéndose en el dueño absoluto de las transiciones del equipo tanto en ataque como en defensa.

√ La figura del mediocentro ejerce sobre mí un poder de atracción similar a ese reloj fuera de hora que tienen todos los buses y al que no puedes dejar de echarle un ojo cada pocos minutos

Este detalle, que puede parecer nimio, es de suma importancia, pues hace del mediocentro una de las posiciones de campo más específicas y especiales. Muchas veces viendo un partido, sobre todo cuando tengo el gusto de verlo en directo, me quedo mirando fíjamente al mediocentro de uno de los equipos y me evado del juego. Para mí es fascinante ver ese 'otro partido'. Incluso cuando parece que el jugador no está aportando nada yo sigo centrando mi mirada en él cada cierto tiempo, ejerciendo sobre mí un poder de atracción similar a ese reloj fuera de hora que tienen todos los buses. Sabes que tiene la hora incorrecta, sabes que no puede reportarte ninguna información útil, y aún así no puedes dejar de echarle un ojo cada pocos minutos. Sabiendo que si se apaga puede pasar cualquier desgracia.

Decía Juanma Lillo aquello de "dime con qué mediocentro andas y te diré cómo juegas" y el ejemplo más representativo que podemos encontrar de esta enorme influencia es el Barcelona. La importancia de las rotaciones y el descanso -mental y físico- nos ha permitido ver este año hasta 5 jugadores distintos desempeñando su rol: Busquets, el amo indiscutible de esa posición, Mascherano, Sergi Roberto, Samper y Gumbau. Cada uno de ellos ha aportado algo distinto y con cada uno el equipo ha variado su forma de jugar.

Ni la ausencia de Messi muda tanto la cara del Barça como la de Busi. Con Sergi Roberto, y todavía de forma más flagrante con Mascherano -los más empleados al margen del jugador de Badia del Vallès- el equipo se ha deformado hasta el punto de tener que emplear el recurso del juego directo sobre Luis Suárez como norma general cuando juega el 'Jefecito' o ver cómo Iniesta o Rakitic deben ocupar la zona de influencia del pivote cuando esta es desocupada por Sergi Roberto tras realizar alguna de sus brillantes conducciones. Sin Busquets los problemas se multiplican.

Precisamente en Can Barça es uno de los lugares del mundo donde más se venera esta sagrada posición. Bautizada como la posición del '4', absolutamente todos los centrocampistas de la Masía deben pasar alguna vez por este puesto. Xavi, Iniesta, Cesc, Arteta… y anteriormente Guardiola, Milla o Amor, todos son 'obligados' a catar este puesto para entender mejor el juego, como cuando Óliver Atom, en una conocida serie animada, se puso de portero para descubrir sus debilidades. Vaya ejemplo...

√ Ni la ausencia de Messi muda tanto la cara del Barça como la de Sergio Busquets

En el fútbol contemporáneo podemos observar otros ejemplos de grandes futbolistas que ocupan este puesto, aunque son pocos los elegidos que dominan varios aspectos del juego y no se centran solo en 'destruír' -un Makelele- o en 'crear' -un Pirlo-. Citaré a dos por presentar una particularidad especial: Xabi Alonso y Tiago.

Ambos jugadores han logrado ser determinantes en la posición de mediocentro teniendo a un compañero en paralelo a él. Las diferencias entre jugar con un mediocentro único o hacerlo con dos en un doble pivote daría para un artículo entero pero podemos decir que, tanto Alonso como Tiago, han conseguido, al lado de Khedira y Gabi respectivamente, no verse estorbados por la invasión de su zona e incluso verse potenciados, aprovechando las características de sus parejas de baile para que les abran líneas de pase por delante del balón o dirigirlos en el trabajo de presión. 

Tan importante es Tiago para el Cholo Simeone, que rápidamente fichó a Augusto Fernández para cubrir su baja cuando este se lesionó. El argentino por su parte es otro gran mediocentro cuyo paso de la banda al centro del campo fue brillante.

A modo de conclusión me gustaría citar a Julian Weigl, joven mediocentro del Borussia Dortmund de tan solo 20 años, y que está llamado a marcar una época en este sagrado puesto. Dice que Guardiola lo sigue de cerca para su Manchester City y puedo decir que pocas uniones me estimularían más que esa. A Arquímedes, con lo futbolero que siempre fue, seguro que también le gustaría verlos juntos.

 

Arquímedes, el primer fan de Sergio Busquets
Comentarios