Marcos Rodríguez
Marcos Rodríguez
Opinión

Que suene el despertador

Hay lugares a los que no se puede regresar. Por ejemplo, a ese ataque del Breogán con dos puntos abajo en el último cuarto, ni a la extraña antideportiva pitada a Sakho en la siguiente acción, y mucho menos al triple a la desesperada que Williams-Goss anota después de que la pelota rebotase en el…