Opinión

Votar bien

Vargas Llosa ya advirtió en 2021 que lo importante de unas elecciones no es que haya libertad, sino votar bien. Sabía de lo que hablaba. Años antes se había presentado a las presidenciales de Perú, el pueblo votó mal y ganó Fujimori. Este domingo, aprovechándose de mi condición de presidente de mesa, hubo ciudadanos que al introducir su papeleta en la urna me confiaban su deseo: "Espero que esta vez todos votemos bien", decían. Desde la perspectiva que da ejercer de alto cargo público se nota a leguas quien tiene experiencia en eso de votar bien y quien, por el contrario, insiste en hacerlo mal. Por imperativos legales yo esta vez voté el último, pero quise dar ejemplo. Cuando llegó el momento me situé de pie frente a la urna; la miré fijamente; me acerqué a ella con dos decididos pasos; respiré hondo con la espalda recta; levanté la mano hasta la altura adecuada y con un certero juego de muñeca introduje el sobre por la estrecha ranura. Técnicamente, fue un voto impecable.

Comentarios