Opinión

Desconcierto en el armario

Mi panel de consumidores anda desconcertado. Eso sí no tanto como los responsables de las empresas demoscópicas tras los resultados electorales del 23-J. Cuando en otras latitudes aprieta la canícula, los habitantes de la aldea gala térmica en la que se ha convertido Lugo aún no han vivido este mes registros tropicales. Solo en dos días de julio se han superado los treinta grados en la capital lucense, y para eso la máxima solo fue de 31,6. Para derretirse. Mientras en provincias del Mediterráneo no dan conciliado el sueño, aquí hay hasta quien agradece una colcha por las noches en cama. Cuando todavía no han padecido los rigores del calor, que les invitarían a lucir los modelitos estivales, y cuando los escaparates mantienen colgados los carteles que anuncian las rebajas, a los usuarios más coquetos de mi entorno les descoloca el hecho de que algunos comercios ya están exponiendo en el ecuador del verano prendas de la temporada de otoño. Casi no se han puesto aún las camisetas de tirantes y ya les ofrecen las de manga larga. Cuando deberían estar eligiendo vestidos de gasa o chaquetas de punto fino ya tienen a su disposición jerséis para renovar su armario. El traje de neopreno ya amenaza al bikini.

Comentarios