Opinión

Valorar lo nuestro

La Historia del peregrino Anthony Roy, a quien nuestra compañera María Piñeiro dedicó un reportaje de interés humano, es un ejemplo más de lo poco que valoramos lo nuestro los gallegos en general y los lucenses en particular. Tenemos en este rincón verde especial predisposición a vivir en permanente complejo de inferioridad. Roy, que sufrió una arritmia en Sarria y tras ser atendido en el PAC fue hospitalizado en el Hula, nos deja un testimonio para reflexionar. "No quiero criticar el sistema sanitario de mi país porque, al fin y al cabo, soy canadiense, pero dudo que me hubieran atendido de igual manera" que en Lugo. Y lo dice un llegado de la llamada Suiza americana. Deberíamos estar más orgullosos de nuestra sanidad y sus profesionales.

Sin nombre

Comentarios