Opinión

Más que gestos

La jornada de estreno en O Hórreo dejó varios gestos. La cobra de Pontón, que evitó dar dos besos al presidente electo; la cesión de un puesto en la Mesa del Bloque al PSdeG —algo que un analista ve previsible al ser dos partidos "simbióticos" en Galicia— y la constatación de la marcha de la Xunta de Ethel Vázquez, que anticipa quizá el relevo de perfiles técnicos —aunque la exconselleira era combativa con el Gobierno central— por otros más políticos, como hizo por ejemplo Sánchez con su nuevo Gobierno. Rueda, dicen en el PPdeG, es diferente a Feijóo. Y ahora se notará más su sello propio. Dará prioridad a gente del partido para contrarrestar a un BNG al alza. Y no parece que vaya a haber «gatopardismo»: cambiará las cosas para que no todo siga igual.

Comentarios