Opinión

Ese eufemismo

REMIGRACIÓN es la palabra elegida por los alemanes como la más negativa. En realidad es un eufemismo de "repatriación forzada" o "expulsión", como nos recuerda el escritor Fernando Aramburu, que lamenta que en su país de acogida haya gente afín al nazismo que ponga en circulación hoy términos tan inquietantes y plantee ideas que retrotraen a un pasado que horroriza. En medio de esa ola de xenofobia y racismo en Centroeuropa, el economista Lant Pritchett, uno de los mayores expertos en movilidad urbana, deja un mensaje claro: "Criticar la migración denota un sistema moribundo, pues nadie verá sus oportunidades en peligro porque venga gente a trabajar". En Galicia, un país de emigrantes, deberíamos tener eso muy claro.

Comentarios