Opinión

Urbanita

Entrevistar al creador de una app sobre agricultura me corroboró que el rural es poco menos que Marte para mí. Un cuaderno de campo, un fitosanitario o un atomizador me suenan casi a arameo. Y eso que mis ancestros, hace un siglo, araban tierras a pocos kilómetros del Santiago urbano donde vivo. De hecho, dicen que más allá del Gaiás sigue habiendo vacas. El rural está, en definitiva, muy cerca en el mapa pero muy lejos en la mente urbanita. Y es fácil culpar a nuestros padres de esa desconexión, pero el deseo de volver a los orígenes, si lo hay, debe brotar de uno mismo. Aunque sigas sin tener muy claro qué es un cuaderno de campo.