Opinión

Turbulencias

Aeropuerto de Lavacollao. EP
photo_camera Aeropuerto de Lavacollao. EP

Acaba de empezar el curso y Galicia ya se ha atascado en una de sus habituales materias pendientes: la aeroportuaria. Cuando su principal aeródromo, Lavacolla, volaba a velocidad de crucero rebasando los 3 millones de pasajeros anuales, han aparecido fuertes turbulencias para tumbar más de la mitad de sus rutas europeas. Pasa de las 14 del invierno pasado a 6 este. El dramático recorte, que llega en pleno ascenso de la terminal compostelana por la desestacionalización del Camino, es asunto de las aerolíneas, aunque da la sensación de que las administraciones pudieron hacer algo más. Podrían, por ejemplo, tomar nota de la implicación de Oporto con su aeropuerto, utilizado cada día por más gallegos. Los portugueses, aprovechando que Galicia no consigue despegar en la asignatura aeroportuaria, están siendo los más listos de la clase.

Comentarios