lunes. 18.10.2021 |
El tiempo
lunes. 18.10.2021
El tiempo

El lobo que come Vestas

Esto es aparecer de frente ese camión que cimbrea de un lado a otro. Adviertes el peligro pero, en ese instante, el turismo que va delante tuya gira por sorpresa para tomar otra dirección y, sin salirse de la vía, titubea lentamente. Accidente y daños. Nada hacía sospechar tal maniobra ni el alcance. Con Vestas es algo parecido. Al permanecer tanto tiempo pendientes del bandazo de Alcoa, esta deslocalización nos descoloca. Los daneses también metieron A Mariña en el paquete de cierres y ¿ni lo cheiramos? ¿Solo vimos el lobo de Alcoa zampándose fábricas en EE UU, Australia y España? 

Por las formas de la dirección y la propia reacción de los trabajadores en Viveiro, con protestas a la hora del bocadillo, es obvio que nos faltan claves sobre esta fuga o espantada. Porque no querrán dejar Chavín como taller de servicios eólicos. No era lo hablado y aunque la situación dista mucho del boom eólico de principios de siglo, cuando en Galicia había tres fábricas de palas (no queda ninguna, la de Siemens Gamesa se desmoronó hace nada en As Somozas), el repliegue de esta industria es a todas luces escandaloso en un país donde empresas e instituciones se llenan a diario la boca con la transición energética y los fondos next generation. Que lo de Viveiro se embarcaba lejos, en Vilagarcía, y As Somozas queda a desmano, era sabido por no resuelto con un gran puerto en condiciones. Pero irse así, sin alternativas, resulta inaceptable.

El lobo que come Vestas