jueves. 02.12.2021 |
El tiempo
jueves. 02.12.2021
El tiempo

El juego del calamar

ALGUNAS preocupaciones se convierten en fenómeno social: surgen, explotan, ocupan tertulias televisivas y charlas de bar, y luego desaparecen sin dejar rastro sustituidas por otras. Ahora se lleva inquietarse por El juego del calamar, el último éxito de Netflix. La trama aparenta ser simple: una misteriosa organización reúne a centenares de desheredados sociales y los pone a competir entre sí en absurdos juegos infantiles para llevarse un premio millonario. Lo malo es que los perdedores en cada una de las pruebas son ejecutados sin la menor contemplación. Como producto audiovisual, El juego del calamar es excelente. Lo malo es que se ha puesto de moda entre la chavalería, y las escenas de violencia extrema no son algo que deban ver los críos, como advierte el rótulo de Netflix, que dice muy clarito que es una serie para mayores de 16 años. Las alarmas han saltado, pues críos pequeños se han enganchado a la serie, desatando un lío monumental, con gente pidiendo a las administraciones que se ocupen del asunto.

La cosa es sencilla: corresponde a los adultos limitar el acceso de los niños a según qué productos de ficción. Del mismo modo que en la mayoría de las casas hay latas de cerveza en la nevera y una botella de coñac para el asado —y eso no quiere decir que los chavales tengan vara alta para atizarse un lingotazo cuando vienen del cole— no todo lo que cuelga en las plataformas es apto para menores. Los papás y las mamás tienen que hacerse responsables de lo que ven sus hijos, y una serie en la que en cada capítulo matan de mala manera a cincuenta personas no parece lo más adecuado para niños de once años. El peso de la educación de los hijos —y el control de contenidos es parte de esa educación— debe recaer siempre sobre las familias, y a ellas corresponde vigilar para que los menores no entren en contacto con material inapropiado. El juego del calamar no es para los críos. Y ahora, ocúpese usted de que los suyos no la vean.

El juego del calamar
comentarios