lunes. 18.01.2021 |
El tiempo
lunes. 18.01.2021
El tiempo

Aquellas nevadas

Es innegable que los efectos de la nevada de Madrid fueron demoledores, por daños y por perturbación y zozobra a la población. Solo ofrece dudas para el Gobierno central, por razones partidistas. Pero también cabe considerar que el caos es centralista, como todo lo que sucede en la capital del reino. Lo mismo, en otro punto del mapa se liquidaría poco menos que con un flash de telediario. Un árbol desplomado en la Gran Vía es un episodio apocalíptico, que ni se mencionaría si fuese en la travesía principal de cualquier otro lugar. Tampoco es un trastorno sin precedentes. Basta con remontarse a las descomunales nevadas de hace cincuenta o sesenta años, de quince o más días, lo que inmovilizaba la vida, sobre todo en las aldeas, sin otra alternativa que acurrucarse en la lareira. O jugar a las cartas. Sin televisión, sin teléfono, sin frigorífico, sin calefacción ni agua corriente. O sin luz, por averías en el tendido eléctrico, con lo cual la radio tampoco furrulaba. Lo peor era echarse al monte. Quien dice al monte, imagínense una leira de nabos devastada por los carámbanos, pero que era necesario escaravellar en busca de sustento fresco para el ganado, cautivo en los establos y aburrido de hierba seca almacenada. Solo cabía rumiar la desesperación.

Aquellas nevadas
comentarios