lunes. 12.04.2021 |
El tiempo
lunes. 12.04.2021
El tiempo

Puede consultar la última entrada en el blog haciendo click aquí.

Disculpen las molestias.

Circunvalaciones pendientes

Acabar la Ronda Este y desdoblar parte de la N-VI son deberes de Xunta y Estado con Lugo
Parte del tramo de circunvalación de la N-VI que sería necesario desdoblar. XESÚS PONTE
Parte del tramo de circunvalación de la N-VI que sería necesario desdoblar. XESÚS PONTE

EL CIERRE perimetral de los municipios obligado por la pandemia limitó los movimientos entre ciudades, aunque ello no impidió que el tráfico siguiese fluyendo, eso sí en menor medida que antes de aquel fatídico día de marzo en el que se nos obligó a confinarnos. La desescalada y la llegada de las nuevas olas de infección nos han ido sometiendo a una montaña rusa que también afectó a nuestra movilidad, aunque la reducción del tráfico no ha solapado algunos problemas que se manifestaban en ciudades como Lugo.

La federación vecinal trataba de destapar esta semana uno de ellos, rescatando la demanda de que se complete la llamada Ronda Este, que hasta ahora solo existe entre el polígono de A Campiña y la carretera de A Fonsagrada, un tramo que se aceleró en su momento por parte de la Xunta para dar servicio al nuevo hospital. Sin embargo, desde entonces poco o nada se hizo por completar esta vía de circunvalación para conectarla con A Tolda y cerrar así un anillo de comunicación en el que estarían también la N-VI y la Ronda Norte.

La necesidad de este tramo, cuyo coste total sobrepasaría los 20 millones de euros, viene dada por la actual saturación de vehículos en la carretera del Rato, que actúa ahora de falsa circunvalación para llegar desde la N-VI al Hula.

La Xunta y, en concreto, la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, tienen en su mano acabar con un problema que afecta a la comunicación de la ciudad consolidando, como piden los directivos vecinales, un calendario de inversiones en esta carretera similar al que ella misma pidió esta semana al Ministerio de Transportes para que se finalicen las autovías de Lugo a Ourense y Santiago.

Pero si lo que se trata es de pedir también obras para Lugo al departamento de José Luis Ábalos, no estaría de más que tanto la conselleira como los directivos vecinales le planteasen al ministro la necesidad de abordar el desdoblamiento de la circunvalación de la N-VI en la ciudad, al menos en el tramo entre el acceso a la carretera de Santiago y el alto de Garabolos, ya que, según las cifras del ministerio, acumula una media diaria de 25.000 vehículos y, además, es un punto negro en el que se han registrado varios accidentes mortales en los últimos años.

Parte de esta circunvalación, entre el Balneario y el enlace con la carretera de Santiago, fue transferido al Concello, por lo que ya será cuestión del gobierno local la ordenación de esta zona urbana, donde se ha levantado una pasarela que condiciona el futuro desdoblamiento y donde se ejecutarán en los próximos meses obras para ampliar un paso peatonal soterrado.

El tramo entre A Tolda y el Balneario también tiene difícil ampliación, al estar condicionado por el paseo de Miño, aunque Transportes tiene aquí otras deudas pendiente con Lugo, la ejecución de una rotonda a la altura de Alfonso X y la ampliación de la vía entre el puente blanco y A Volta da Viña. Deberes tienen todos pues.

Pantallas nuevas...

El Concello acomete estos días la instalación de nuevas pantallas informativas en 21 paradas de autobús que sustituirán a las que se pusieron en marcha en 2011, con un coste de 376.000 euros y que apenas funcionaron un par de años, ya que fallaban como una escopeta de feria. El gobierno no informó del coste de los dispositivos y solo explicó las ventajas que ofrecerán al usuario, las mismas que se prometieron hace 10 años.

...pantallas paradas...

Sin funcionamiento también continúan las pantallas que se instalaron en 2019 en la Horta do Seminario y la Rúa Vilalba para facilitar información a los conductores sobre las plazas libres existentes en las zonas de estacionamiento del entorno del parque Rosalía de Castro, donde fueron colocados sensores para detectar la presencia de vehículos. Así que, de momento, lo que toca es dar vueltas en busca de un hueco.

...y máquinas inútiles

Y si hubiese un ránking de máquinas inservibles en las calles de Lugo, en el número uno deberíamos situar a los parquímetros del sistema Ora, que están inoperativos desde el verano de 2015 y que, además de ser una incómoda barrera urbanística para los peatones, algunos de ellos representan un peligro al estar forzada la caja de la maquinaria y tener cables eléctricos al alcance de cualquier mano inocente.

Circunvalaciones pendientes
comentarios