viernes. 17.09.2021 |
El tiempo
viernes. 17.09.2021
El tiempo

Es usted un gilipollas

No acabamos de asumir que la culpa de que se rían de nosotros es nuestra
20210630-637606688457451414
Cantó. EFE

Aprovecho para contar la anécdota ahora que Isabel Antonia seguramente no la leerá porque está de vacaciones, espero que en algún lugar muy lejano, quizás incluso en la patria chica de sus antepasadas, Salem. A Antonia la llamamos Isa por puro respeto, para que no suene tan mayor como es, y por miedo, porque es una subdirectora taimada y terrible. Una depredadora eficiente —pese a su edad, ya digo—, una elementa de mucho cuidado biológicamente diseñada para mandar.

Pero hasta ella necesita vacaciones en algún momento, algún respiro teníamos que tener los demás. Así que voy a aprovechar, insisto.

Pasó hace unas semanas en Redacción, pocas pero no sé cuántas. Ni siquiera recuerdo a cuento de qué, pero la cosa es que en algún momento de la conversación descuidé el cuello y se me fue directa a la yugular: hacía un tiempo, dijo mirándome de ese modo en el que no adivinas si se aproxima una broma sarcástica, un comentario mordaz o una figurada pero dolorosa patada en los huevos, me tuvo que salvar de un probable problema porque en uno de mis artículos, debajo de una imagen del protagonista de dimensiones inexcusables, había escrito como pie de foto: "Gilipollas". Todavía no acabo de darle la razón, pero alguna tiene. Es lo de menos porque, en cualquier caso, tomó la decisión que consideraba correcta y punto, lleva demasiados años tomando las decisiones correctas como para cuestionar esta. A lo que yo iba es a que la muy subdirectora se acordaba de aquello, que ya hay que ser rencorosa. Yo, ni papas.

En mi descargo debo decir que, pese a tener una edad similar a la de Antonia Isabel, no utilizo conjuro secreto alguno para mantener la juventud ni me baño regularmente en la sangre de redactores de prácticas, como se rumorea de otras, sin duda con menos fundamento que mala baba. (Quiero insistir enfáticamente en esta última idea por si acaso quien lee esto es la jefa de Recursos Humanos y no Isa).

Es que yo soy muy de insistir, sobre todo cuando estaría mejor callado. Pero no, por no darle la razón del todo decidí rebuscar en el archivo del periódico el artículo en cuestión para darme el gustazo de plantárselo en la cara con la chulería del siervo venido a más. Tenía razón. Ella, quiero decir, claro. Por estas cosas es por lo que ella es quien es y yo, pues lo que hay.

En cuanto apareció en mi pantalla el pdf de la página me acordé de todo. Creo que es la última vez que presté atención suficiente al personaje hasta ahora, cuando el reproche de Isa. El artículo se publicó el 30 de septiembre de 2018 y bajo la foto a tres columnas se lee: "Cantó", la mínima molestia que se tomó la tipa para cambiar mi original "gilipollas".

El texto es un conjunto de improperios más o menos hilados contra Toni Cantó cuando aún no era la musa del PP, a cuenta de una intervención en el Parlamento en la que defendió que en Galicia había un problema con el idioma de tal calibre que el castellano estaba a punto de desaparecer. Lo que se dice un gilipollas, vamos.

Pero hay que ser muy de Salem, del mismo centro de Salem, para verlo llegar desde tan lejos como lo vio la Antonia. Todo lo que tiene Toni Cantó de gilipollas le hace falta, y ella ya lo intuyó o lo leyó en las vísceras de alguna virgen sacrificada en 2018.

"El chiringuito es lo que ves, soy yo. No hay otra estructura que yo", acaba de argumentar Toni para negar que la Oficina del Español creada para él por Isabel Díaz Ayuso sea un chiringuito, completando sin intención la definición exacta de chiringuito, demostrando a la vez su preparación para marcar un nuevo camino al castellano y justificando su sueldo de 75.000 euros.

Este es el fenómeno al que yo, displicente y arrogante, me permitía llamar ''gilipollas'' aquella vez. Isa lo dejó en "Cantó" y se la guardó para mejor ocasión, para una en la que pudiera hacerme ver que el gilipollas era yo. Y usted, por si no se había dado cuenta.

Es usted un gilipollas
comentarios