Blogue | El Ojo Público

Magic Mike XXL

EN ESE relato sobre el trabajo en época de crisis que se viene escribiendo desde 2008, Hollywood se acerca a él con más desparpajo que Europa. Aunque la mayoría de su discurso tiene una tendencia inconfundible e inevitablemente neoliberal, no se le pueden negar los esfuerzos por representar las inquietudes del trabajador del siglo XXI, su frágil relación con la empresa y las derivaciones del emprendimiento, más como valor en sí mismo que como necesidad. A Europa le tocaría hacer su contradiscurso, si es que lo tiene.

‘Magic Mike’ era un elogio del autónomo, de cómo un trabajador de la construcción encontraba los huecos del mercado laboral a base de iniciativa, imaginación y esfuerzo. El protagonista se hacía stripper no como aquella alternativa bufa al desempleo de ‘Full Monty’, sino como trampolín para su verdadero sueño empresarial. Si los obreros de ‘Full Monty’ tuvieron éxito fue porque no tenían vergüenza. Los autónomos de ‘Magic Mike’ llenaban discotecas porque rebosaban talento y músculo, algo que solo se consigue con horas de entrenamiento.

‘Magic Mike XXL’ no se desprende de todo su discurso anterior. Es verdad que Channing Tatum vuelve a bailar porque no puede pagar la seguridad social de su único empleado y, en cuanto su iPhone sale volando por la ventana de la furgoneta, la única motivación del protagonista es la camaradería. Pero los bailarines de ‘Magic Mike XXL’, pese a las charlas que pegan sobre la importancia de empoderar a las mujeres frotándoles el paquete por todo su cuerpo, quieren hacer bien su trabajo por el bien del grupo y por demostrarse a sí mismos que allí donde estén lo darán todo, tanto como restauradores ‘freelance’ como en su misión de revolucionarios de la despedida de soltera.

Se supone que esta ‘road movie’ musculada está hecha para un público femenino que también necesita una lección desde la madurez. En un momento fundamental de la historia, el grupo de strippers aparece en un suburbio de clase alta y, sin quererlo, se encuentran en una reunión con madres e hijas. La conversación se mueve entre sugerencias picantes y lecciones de coaching vital, pero quien lleva la voz cantante es Andie MacDowell, que acaba ejerciendo de mecenas improvisada de la pandilla. ‘Magic Mike XXL’ termina con una actuación de toda la banda, mientras billetes de dólar son arrojados desde el público. No hay epílogo ni beso final. El ‘happy ending’ es la alfombra de dinero con la que el grupo va a construir su sueño americano.

Título: Magic Mike XXL.
Director: Gregory Jacobs.
Reparto: Channing Tatum, Joe Manganiello, Matt Bomer Keaton
Calificación: 1 / 4

comentarios