Lunes. 24.09.2018 |
El tiempo
Lunes. 24.09.2018
El tiempo

Una despedida sin lágrimas

Andrés Suárez, en la biblioteca del IES do Camiño. ANA SOMOZA (Palas de Rei)
Andrés Suárez, en la biblioteca del IES do Camiño. ANA SOMOZA (Palas de Rei)

Andrés Suárez se jubila el 31 de agosto como director del IES do Camiño, en Palas de Rei, después de más de tres décadas en la docencia ► Pondrá el punto final a su carrera con la ilusión intacta tras lograr la "convivencia pacífica" en el centro educativo.

EL CALENDARIO resta los días que faltan para su jubilación. Divide las semanas que marcan su adiós de la docencia. Andrés Suárez, director del IES do Camiño de Palas de Rei, suma miles de horas lectivas y multiplica las innumerables experiencias positivas que le ha reportado su labor como profesor de Matemáticas.

El 31 de agosto cierra una etapa. Después de 34 años dedicados al magisterio de la docencia, pone punto final a su etapa profesional como director del IES do Camiño, donde transcurrió la mayor parte de su trayecto como profesor. Este centro educativo se convirtió en mucho más que un mero lugar de trabajo.

El primer destino laboral de Suárez dista mucho de su licenciatura en Matemáticas. "Como no quedaban plazas de Matemáticas libres, me dije, 'habrá que hacer algo', y comencé como celador en el Hospital Xeral de Lugo hace 33 años. Un año después ya me incorporé a la docencia", recuerda.

Antes de llegar definitivamente a su último destino docente como director en el IES do Camiño, recorrió varios centros educativos de la provincia de Lugo, con diferentes funciones, como vicedirector en el IES A Pinguela de Monforte de Lemos, para regresar como administrador y jefe de estudios a Palas de Rei. Más tarde, de 1998 a 2001, fue director en el IES Leiras Pulpeiro de Lugo en los primeros años de vida de este centro capitalino, para después volver finalmente a Palas de Rei, donde ejerce como director desde el 2008.

A pesar de que este era mi último año, quise coordinar el programa TEI y visité otros institutos con dos de mis alumnos

"Los primeros años me tocó dar asignaturas como Física y Química, Ciencias Naturales o Informática", relata Andrés Suárez, que durante su último curso dentro de las aulas impartió sus conocimientos "a los alumnos de tercero de Eso, porque ellos mismos me pidieron que fuese su tutor, y a los de segundo de BAC", matiza.

El director del instituto palense se siente realizado por compartir el día a día con sus compañeros de claustro y alumnado. "Soy afortunado porque me pagan por hacer lo que me gusta. Esta frase ya te lo dice todo. Vivo todo con mucho entusiasmo", reconoce.

La implicación de Suárez con las actividades relacionadas con sus alumnos va más allá del propio programa educativo que rige el centro. Esta ansia lo llevó a participar en numerosas iniciativas y proyectos formativos.

El instituto de Palas de Rei es pionero en Galicia en implantar el programa TEI (Titorías Entre Iguais), que combate el acoso escolar. "A pesar de que este era mi último año, quise coordinar el programa TEI y visité otros institutos con dos de mis alumnos: Pablo López y Luis Ángel Bran. Mientras estoy aquí quiero ayudar. Quiero agradecerles a Andrés González y a Magú Puchades que me acogieran en el programa porque viví mis últimos años de profesor con ilusión renovada", explicó Suárez.

108 ALUMNOS. Aunque el IES do Camiño cuenta con tan solo 108 alumnos en sus aulas, esta pequeña comunidad educativa responde inmediatamente a los estímulos.

"Es un centro con unos compañeros maravillosos. La verdad es que desde que entras en el instituto el tiempo no te sobra. Surgen muchas cosas en el día a día; pero aún así la experiencia como director es mucho más positiva aquí que en la ciudad", recalca.

Suárez rechazó otras oportunidades en favor del IES do Camiño. "Estoy destinado en el Lucus Augusti desde hace tres años, pero sigo aquí en comisión de servicios como director, porque la relación con los chavales y con los padres es fabulosa. Mi objetivo principal como director era la convivencia pacífica y fluida en la comunidad educativa; luché por eso y creo que lo conseguí", concluye con orgullo Andrés Suárez.

Una despedida sin lágrimas
Comentarios