Ulloa Viva di en Bruxelas que o plan de Altri vulnera normativas europeas

O colectivo entregou informes negativos sobre o impacto económico e ambiental da planta
La plataforma llevó sus informes contra Altri a varios foros europeos. EP
photo_camera La plataforma llevó sus informes contra Altri a varios foros europeos. EP

Ulloa Viva recurrió este lunes a Bruselas para intentar parar el proyecto de Altri en Palas y presentó a representantes de varios grupos de la izquierda en el Parlamento Europeo informes que sostienen que el proyecto de la compañía lusa vulnera siete directivas europeas en materia ambiental.

La celulosa "incumple al menos siete directivas comunitarias", sostuvieron Zeltia Laya y Mónica Cea, miembros de la plataforma, en los encuentros con eurodiputados y responsables comunitarios. Entregaron a la vicepresidenta de la Comisión de Peticiones y eurodiputada del BNG, Ana Miranda, la denuncia al respecto.

Ulloa Viva sostiene la postura presentada en Bruselas en distintos documentos, entre los que figura un informe realizado por distintos especialistas en áreas como la medioambiental, la socioeconómico o la patrimonial. Las conclusiones de este indican que la celulosa en Palas vulneraría la directiva de nitratos, la directiva marco del agua 2000/60/CE, la estrategia de la biodiversidad 2030, la nueva directiva en la calidad del aire, la directiva de hábitats o la de aves, entre otras.

Entre los grupos políticos con los que se reunieron está Podemos, en concreto la diputada Idoia Villanueva, que envió a la Comisión Europea una carta de la plataforma dirigida al Comisario de Medio, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, y al Comisario para el Pacto Verde Europeo, Relaciones Interinstitucionales y Previsión, Maro Efcovic.

La misiva, suscrita por once eurodiputados, habla del "peligro" que representa el proyecto de producción de celulosa de Altri en Palas y vería "realmente decepcionante e incomprensible que la UE facilitara fondos públicos para una industria tan agresiva".

Estos eurodiputados mantienen que el proyecto tendría un impacto socioambiental negativo. La plataforma basa su rechazo en datos como que la fábrica consumiría 1,2 millones de toneladas de eucaliptos al año y gastaría 46 millones de litros de agua cada día del embalse de Portodemouros, de los cuales verterá 30 millones de litros, "depurados pero contaminados", al Ulla, a una temperatura de entre 27 y 29 grados, dañando flora y fauna.

Comentarios